FORO COFRADÍAS

Foro de opinión sobre Semana Santa
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 La semana santa en la historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: La semana santa en la historia   Dom Mar 06, 2016 12:31 am

Ya que estamos en el subforo, me gustaria abrir un espacio para la aportacion y reflexion de lo que sepamos y podamos discutir acerca de la evolucion de lla conmemoracion de la Pasión de Jesus, desde que empezo a hacerse como representación en la calle, allá a principios del siglo XVI.

Quiero empezar publicando un articulo, que creo ya puse en otra ocasión de Jose Sanchez Herrero, profesor de la univetdidad de Sevilla, por si a alguien le apetece debatirlo o comentarlo:


" 7) El desarrollo creciente de las cofradías románticas, 1875-1930. 18.

Para un observador superficial o que no le dé importancia al elemento primordial de las cofradías y de las cofradías de Semana Santa que es o debe ser su religiosidad cristiana, la contemplación e imitación de la Pasión y Muerte de Jesús, este período que hemos acotado fue, ciertamente, un período brillante para la vida de las cofradías.

Las cofradías se identifican con el pueblo, con el barrio de la ciudad y comienzan a sentirse más expresión cultural de ese pueblo de gusto refinado, amante de lo estéticamente bello, que manifestación religiosa de un pueblo que contempla e imita y, de este modo, celebra la Pasión y Muerte de Jesús, el Hijo de Dios. Son los años en que se desatan la música, las flores, el palio, los bordados. Son las cofradías de Sevilla que describiera Eugenio Noel, periodista madrileño, en marzo de 1916. No compartimos las tesis de Noel, pero sí hemos de decir algo: Si Noel es sincero y cuenta lo que eran las cofradías, sus estaciones de penitencia y el modo como las gentes presenciaban su paso, aquello tenía muy poco, por no decir "nada" de cristiano. 19

Si a esto le añadimos la situación político-social, se nos aclararan muchas preguntas sobre lo que pasó pocos años después. En la España de aquellos años el caciquismo era muy grande, el republicanismo carecía de fuerza, el socialismo no conseguiría sacar candidatos hasta 1919, pero la inmensa mayoría de los jornaleros profesaban el credo anarquista y no participaban en el juego electoral. En general, el régimen político de la Restauración benefició a las clases dirigentes.

Por último nos preguntamos: ¿Qué repercusión tuvo la encíclica Rerum Novarum de León XIII de 1891 ? En general, en España ninguno, hubo clérigos que rezaron por la conversión del Papa. ¿Qué repercusión tuvieron los Círculos Católicos de Obreros que fray Ceferino González, obispo de Córdoba de 1875 a 1883, y arzobispo de Sevilla de 1883 a 1885 y de 1886 a 1889, había fundado abundantemente en Córdoba? Nos atrevemos a contestar que en Sevilla ninguna, ni el mismo fray Ceferino González, que tanto se había movido como obispo de Córdoba, realizó algo, en el mismo sentido, en Sevilla.

La etapa romántica con toda su exultante restauración cofradiera no fue sino la puerta mejor abierta para la catástrofe que llegó inmediatamente después.
"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sinelabecastulo
Admin
avatar

Mensajes : 2355
Fecha de inscripción : 25/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Lun Mar 07, 2016 12:24 am

Esto es como todo: etapas y evolución (buscada o no) y en referencia al artículo, ya que "nuestro" s. XIX fue tan colvulso y movido en lo político, evidentemente influyó también las cofradías.

_________________

Visita HUMILITAS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Vie Mar 11, 2016 9:18 pm

Pero parece por lo escrito en el artículo que no influyó para bien...... Rolling Eyes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Sáb Mar 12, 2016 1:27 pm

Por si surgen mas opiniones para el debate o conocimiento, quiero publicar el artículo entero, que resulta bastante interesante:

El desarrollo de las cofradías, especialmente de Semana Santa, desde el siglo XII a nuestros días

"1) La plenitud medieval, siglos XII y XIII.

Fueron unos siglos eminentemente cofradieros con la fundación y desarrollo de las cofradías de santos, las cofradías de María bajo múltiples advocaciones tanto en relación con sus misterios, sus gracias y favores, como en relación con los lugares donde estaba la imagen y, muy pocas, por no decir ninguna, cofradías bajo la advocación de Cristo.

Dos tipos podríamos destacar: Las cofradías de devoción a los santos protectores, patronos, abogados, defensores, y los hubo de todo y para todo; y las cofradías que reunían a las gentes de un mismo oficio o profesión bajo la advocación del santo protector del oficio: zapateros, médicos, cirujanos, correeros, peliteros (o pellejeros), mercaderes, sastres, laneros (es la opinión más común que en el seno de estas cofradías se originaron lo que después se denominarían gremios). Alguna de estas cofradías tuvo como abogada y patrona a María en sus diferentes advocaciones. Ambos tipos de cofradías, en muchos casos, poseyeron un hospital, es decir, son los siglos de las cofradías hospitalarias que más que un hospital no poseían sino los que hemos llamado hospitalitos que servía, a la vez, de hospital, asilo y refugio de pobres, peregrinos y transeúntes

Durante estos siglos se desarrollaron, también, las cofradías que agrupaban las gentes del mismo estamento social: caballeros, hidalgos, escuderos, pecheros, gentes de la misma región.

A caballo entre profesión y estamento social el orden de los clérigos, la aparición y desarrollo de las cofradías de clérigos, de canónigos, de beneficiados, de racioneros y otras denominaciones, por ejemplo, de los ciento, en este caso por razón del número.

2) La Baja Edad Media, los siglos XIV y XV. El cambio del sentimiento religioso. Jesucristo en el horizonte devocional.

Perdurando los tipos y modos de cofradías anteriores se produce una gran novedad: Jesucristo, su vida de Belén al Calvario, su Pasión y Muerte, llena la vida devocional. Durante estos dos siglos creemos aún no se funda cofradía alguna de las que hemos denominado como cofradías de Semana Santa, pero son los siglos durante los cuales, como ya hemos explicado, se gesta esta nueva devoción. Sí se fundan, y en este caso por expreso deseo de la Jerarquía Eclesiástica, después de la celebración del Concilio de Vienne, 1311-1317 (XV Concilio Ecuménico), las cofradías del Corpus Christi, del Cuerpo de Cristo o del Cuerpo de Dios, van unidas a la celebración de la misma fiesta que obtiene su difusión pública en la Iglesia en el citado concilio.

Otras cofradías del siglo XV serán las que se fundaron para el entierro de los difuntos: cofradías de Santa María en algunas parroquias, cofradías de la Caridad o Santa Caridad para el entierro de los muertos y cadáveres abandonados. También aparecen las cofradías de la Misericordia para ayudar a los diferentes necesitados y a los enfermos.

3) El siglo XVI como el siglo de la aparición y expansión de las cofradías de Semana Santa o de Pasión.

Son fruto de todo el movimiento pasionista de los siglos XIII, XIV y XV ya expuesto. Son el resultado del movimiento reformista que busca un cristianismo más auténtico desde comienzos del siglo XVI y que llega a diferentes partes de España, también a Andalucía. Más en concreto son fruto de la presencia del mensaje erasmíano (Erasmo de Rotterdan, 1467-1536) que según J.L. Abellán: "se resume en un predominio de las virtudes de sencillez, intimidad, humildad, caridad y amor, y, en definitiva, vuelta al espíritu evangélico, rechazando todo lo que se le opone", 12. Son el efecto de las predicaciones de los grandes predicadores que recorren España y Andalucía durante aquella centuria: San Juan de Ávila o el maestro Ávila, Fernando de Contreras, Agustín de Esbarroya O.P., Domingo de Valtanás O.P. y de tantos otros que siguieron predicando en la segunda mitad del siglo XVI. Son la consecuencia de la carta del Dr. Ortiz que contenía el vivac vocis oraculo del Papa Paulo III a la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Toledo en 1536. Son fruto, finalmente, del final del Concilio de Trento (1545-1564). No es extraño que el siglo XVI se convirtiera en el del gran movimiento de fundación y auge de las cofradías de Crucificado.

Numerosos grupos de laicos devotos se reúnen y fundan una cofradía o hermandad en honor a una imagen del Crucificado en el deseo sencillo, austero, íntimo, de imitar a Jesús e imitarle en su Pasión y Muerte.

Nunca más como en el siglo XVI se volverán a fundar cofradías en torno al Crucificado, su Sangre, los Misterios de su Pasión y Muerte. El siglo XVI es el siglo de la fundación de las cofradías en torno a la Pasión y Muerte de Cristo, de manera que los siglos siguientes vivirán para mantener aquella gran explosión de cofradías cristíferas, cuya vida se prolongará por la influencia de diferentes motivos intrínsecos y extrínsecos a la misma religiosidad cristiana.13

Sólo el actual siglo XX, después de la Guerra Civil de 1936 a 1939, cobra un ímpetu fundador o refundador de cofradías de Sernana Santa o de Pasión, explicable por otras razones que ya no las del siglo XVI.

Durante el siglo XVI, además de estas cofradías cristíferas de Semana Santa, se mantuvieron los tipos anteriormente expuestos, especialmente las de Santa Caridad y Misericordia y se fundaron otras nuevas. Hemos de destacar de manera especial la aparición de las cofradías del Santísimo Sacramento (ya habían existido las del Cuerpo de Cristo) que tuvieron como gran inspiradora a Teresa Enríquez (+1529), 14. También surgen las cofradías del Rosario, pero el gran movimiento rosariano será de los siglos XVII y XVIII. 15

4) El siglo XVII. El cambio producido por la llegada de la época barroca. El siglo del Nazareno.

Durante el siglo XVII varios hechos nos llaman la atención de manera especial. En primer lugar y más importante, se detiene el ímpetu fundador de cofradías cristíferas, quizás habían llegado a ser excesivas. En Sevilla el sínodo del cardenal don Fernando Niño de Guevara de 1604 trató de poner un poco de orden. Intentó reducirlas, cosa que no consiguió, pero la obligación de que todas hicieran estación en la catedral contribuyó mucho a regular sus desfiles. De todos modos, comienza una época de fusiones y reorganizaciones de cofradías que hace a veces difícil seguirles la pista. En segundo lugar, mientras que la fundación de cofradías en torno al Crucificado decae, la fundación de cofradías en torno al Nazareno, que había sido ya relativamente alta durante el siglo XVI, se mantiene o cobra un cierto auge, de tal manera que llamaríamos al siglo XVII el siglo del Nazareno. Todo lo que hemos dicho al hablar de este tipo de cofradías se desarrolla durante los siglos XVII y XVIII.

Pero un hecho dañino invade la religiosidad en general y, también, la religiosidad de las cofradías de Semana Santa o de Pasión, es lo que llamamos el barroco y el barroquismo. Es el triunfo de un modo de vivir brillante y ostentoso, es el triunfo de la forma, de lo externo, es un modo de vivir resultante y en consecuencia con el poder de los grandes monarcas, con la fluyente riqueza de los Estados, con la próspera situación del Cristianismo que obtiene una vida pujante a partir del triunfo de Trento y la Contrarreforma. Es un modo de vivir que se manifiesta en todos los aspectos de la vida, que lo apreciamos claramente en el arte, pero que influye en la religiosidad y, por ello, también, en las cofradías. En general, pensamos, que la cofradía barroca es la misma cofradía penitencial, de disciplina o de sangre del siglo XVI, que pierde austeridad, que avanza por el camino del boato y de la esplendidez y deriva hacia situaciones festivas, no muy en consonancia con la contemplación e imitación de la Pasión de Cristo.

Otras devociones, populares y elitistas, pudieron llenar los huecos religiosos del pueblo al que comenzaban a no satisfacer las cofradías en torno a la Pasión y Muerte de Cristo. A nivel popular durante el siglo XVII se configuró de modo definitivo la vertiente mariana de la piedad hispana. Primero, en la primera mitad del siglo, con la explosión concepcionista; más tarde, con el auge de los rosarios públicos. Todo ello dejó, también, su impronta en las cofradías de Semana Santa que acentuaron su devoción mariana y la presencia de las imágenes de María en ellas. A nivel elitista, la introducción de la Escuela de Cristo, congregación de sacerdotes y seglares con rasgos muy típicos de la piedad barroca.

Un último hecho hemos de recordar para esta décima séptima centuria. La crisis general de la España de la segunda mitad del siglo XVII pudo influir en las cofradías de Semana Santa que entraron en una cierta crisis material.

5) Una continuación de lo anterior con una cierta recuperación, al menos, formal, exterior y material de las cofradías de Semana Santa durante los primeros 75 años del siglo XVIII.

La piedad, en general, sigue siendo barroca y sentimental y dentro de estos cauces se propaga con fuerza irresistible, precisamente cuando los estudios serios de Teología acusaban una progresiva decadencia.

Las cofradías de Semana Santa tienen una vida irregular dependiendo de su situación material que pudo durante estos años mejorar. En general, prosigue la tendencia anotada para el siglo XVII, con un auge en las cofradías de Jesús Nazareno. Ahora las devociones pasionales se tendrán que enfrentar con nuevas devociones. En 1703 predica el capuchino fray Isidoro de Sevilla la devoción a la Divina Pastora. Acogida al principio con sorpresa y algunas protestas, alcanzó luego bastante popularidad, aunque no la universalidad de las marianas del siglo XVII. Pero surgieron otras nuevas o se renovaron en toda España en la misma línea barroca y sentimental: la devoción a las Ánimas del Purgatorio, al Corazón de Jesús, a San José, a San Antonio de Padua.

6) El siglo de las crisis en las cofradías de Semana Santa, 1768-1874.

Desde la llegada del reinado de Carlos III (1759-1783) hasta la restauración borbónica de Alfonso XII en 1874, vivieron las cofradías en general y, especialmente, las de Semana Santa una serie de crisis, que aunque no fueron permanentes, de manera que podemos observar diferentes dientes de sierra en la evolución de las cofradías, sí que fueron repetidas y algunas muy duras.

La primera fue la que hemos llamado crisis institucional, 16. En Sevilla comenzó con la llegada del asistente Pablo de Olavide (1767-1775), quien en 1768 determinó que las cofradías sevillanas no volvieran de noche, por lo que algunas de las que pensaban hacer su estación de penitencia no la realizaron.

Claro es que al obrar así seguía los criterios y órdenes del Gobierno que pidió una relación de las hermandades y cofradías y demás congregaciones y gremios. Por ella sabemos, por poner un ejemplo que nos es conocido, que en el Reino de Sevilla había 426 hermandades, 374 cofradías, 50 congregaciones y 21 órdenes terceras.

El asistente Olavide se asustó y, no saliendo de su asombro, propuso severas medidas para suprimir unas y reducir otras a la Jurisdicción civil, intentando hacer revertir los bienes de las cofradías y hermandades suprimidas en una obra más útil: la creación de un hospicio para recoger a los pobres enfermos de la ciudad. Ni los intentos de supresión de cofradías y hermandades, ni los proyectos de creación del hospicio se hicieron realidad.

Pero las disposiciones del Gobierno tuvieron sus efectos. Se suprimieron muchos excesos y todas las cofradías, si querían que continuase su existencia, se vieron en la obligación de renovar sus reglas y presentarlas a la aprobación del Consejo Supremo de Castilla. La política de Carlos III se continuaría durante el reinado de Carlos IV (1788-1808) bajo cuyo gobierno comenzaría una política desamortizadora.

La segunda crisis coincide con la presencia francesa y la guerra de la independencia (1808-1814). Una sola palabra define estos años: los saqueos efectuados por los franceses.

La tercera crisis se alarga durante los reinados de Fernando VII (1814-1833) e Isabel II (1833-1874) con momentos de auge y de crisis intensa, según que el país fuera gobernado por los liberales o los conservadores. De 1814 a 1820, período de restauración absolutista radical, las hermandades y cofradías comenzaron a recuperarse. De 1820 a 1823 se extiende el Trienio Liberal y Constitucional, las autoridades locales prohibieron la salida procesional de las cofradías durante seis años, de 1820 a 1825. La década de 1823 a 1833 fue moderada, los desfiles procesionales de las cofradías de Semana Santa aumentan considerablemente con excepción de un año, 1831.

Cuando Isabel II llegó al trono en 1833 era una niña de tres años. Comienza, pues, su reinado con un período de regencia que duró diez años (hasta 1843) en los que volvió la revolución liberal-burguesa. Se disuelven las órdenes Religiosas y se las despoja de sus bienes, en 1835, con lo que se cierran muchas iglesias. Se avanza en el proceso desamortizador hispano. Fueron años duros para las cofradías. En mayo de 1844, con Narváez en el poder, comenzaba la gran época moderada, 17, período de veinticinco años muy favorable para la vida de las cofradías.

De 1868 a 1874, el Sexenio Revolucionario, la Historia de España se vive de prisa en un torbellino de acontecimientos: expatriación de Isabel II, Amadeo I rey de España, la primera república, hasta que el 29 de diciembre de 1874 era proclamado rey Alfonso XII. Para el mundo cofradiero fueron aquéllos unos años difíciles con momentos muy duros y otros pintorescos. Por primera vez en su historia, las cofradías de Semana Santa de la ciudad de Sevilla fueron subvencionadas por orden del Gobierno de la Nación, que no quería que Sevilla se quedara sin sus desfiles cofradieros. La política comenzaba a preocuparse por las cofradías, desde el punto de vista de la religión y del cristianismo todo un mal síntoma. Las cofradías dejaban de ser la manifestación de la religiosidad de un pueblo para comenzar a ser una de las o la manifestación cultural de ese mismo pueblo.

7) El desarrollo creciente de las cofradías románticas, 1875-1930. 18.

Para un observador superficial o que no le dé importancia al elemento primordial de las cofradías y de las cofradías de Semana Santa que es o debe ser su religiosidad cristiana, la contemplación e imitación de la Pasión y Muerte de Jesús, este período que hemos acotado fue, ciertamente, un período brillante para la vida de las cofradías.

Las cofradías se identifican con el pueblo, con el barrio de la ciudad y comienzan a sentirse más expresión cultural de ese pueblo de gusto refinado, amante de lo estéticamente bello, que manifestación religiosa de un pueblo que contempla e imita y, de este modo, celebra la Pasión y Muerte de Jesús, el Hijo de Dios. Son los años en que se desatan la música, las flores, el palio, los bordados. Son las cofradías de Sevilla que describiera Eugenio Noel, periodista madrileño, en marzo de 1916. No compartimos las tesis de Noel, pero sí hemos de decir algo: Si Noel es sincero y cuenta lo que eran las cofradías, sus estaciones de penitencia y el modo como las gentes presenciaban su paso, aquello tenía muy poco, por no decir "nada" de cristiano. 19

Si a esto le añadimos la situación político-social, se nos aclararan muchas preguntas sobre lo que pasó pocos años después. En la España de aquellos años el caciquismo era muy grande, el republicanismo carecía de fuerza, el socialismo no conseguiría sacar candidatos hasta 1919, pero la inmensa mayoría de los jornaleros profesaban el credo anarquista y no participaban en el juego electoral. En general, el régimen político de la Restauración benefició a las clases dirigentes.

Por último nos preguntamos: ¿Qué repercusión tuvo la encíclica Rerum Novarum de León XIII de 1891 ? En general, en España ninguno, hubo clérigos que rezaron por la conversión del Papa. ¿Qué repercusión tuvieron los Círculos Católicos de Obreros que fray Ceferino González, obispo de Córdoba de 1875 a 1883, y arzobispo de Sevilla de 1883 a 1885 y de 1886 a 1889, había fundado abundantemente en Córdoba? Nos atrevemos a contestar que en Sevilla ninguna, ni el mismo fray Ceferino González, que tanto se había movido como obispo de Córdoba, realizó algo, en el mismo sentido, en Sevilla.

La etapa romántica con toda su exultante restauración cofradiera no fue sino la puerta mejor abierta para la catástrofe que llegó inmediatamente después.

8 ) La catástrofe cofradiera de los años treinta.

Los sucesos en los que se vio envuelta la Iglesia Hispana en general y, en concreto, sus hermandades y cofradías, durante los años de la Segunda República y la Guerra Civil de 1936 a 1939, no se nos ocurre denominarlos de otro modo que de verdadera catástrofe religiosa y eclesiástica.

Conocemos los hechos, que unos autores amplían y que otros reducen o reinterpretan desde su mentalidad y desde su punto de vista. Se necesitaría un estudio más profundo y objetivo de ellos y, sobre todo, de sus causas, de las que hemos intentado atisbar en el apartado anterior. ¿Cómo en España, en Andalucía, en la patria de las cofradías y hermandades exultantes, se pudo llegar a cometer los actos que aquí se cometieron?.

Los sucesos de la ciudad de Sevilla (hemos de referirnos a un hecho concreto) de los años 1932 y julio de 1936 nos son bien conocidos, 20. Para los pueblos citamos exclusivamente el nombre de aquéllos donde, a través de las obras por nosotros dirigidas, 21, o se quemaron las imágenes, o se quemó la iglesia con todas sus pertenencias, o se salvaron las imágenes a pesar de ser quemada la iglesia o la ermita porque se ocultaron, o se intentó quemar la iglesia y las imágenes pero fueron defendidas por algún valiente mosquetón en mano, el menor de los casos. Estos pueblos fueron: Aguadulce, Alanís, Alcalá de Guadaira, Alcolea del Río, Algámitas, Arahal, Aznalcázar, Aznalcóllar, Brenes, Casariche, Castilblanco de los Arroyos, Cazalla de la Sierra, Constantina, Coria del Río, Los Corrales, Dos Hermanas, Guadalcanal, Herrera, Lora de Estepa, Lora del Río, Mairena del Alcor, Marinaleda, Marchena, Morón, Paradas, Pruna, La Puebla de Cazalla, El Rubio, El Suacejo, Tocina, El Viso del Alcor. Treinta y un pueblo de los 86 donde hemos hallado cofradías de Semana Santa (36%).

9) La reacción de la post-guerra, 1940-1970.

En la diócesis de Sevilla (otra vez hemos de referirnos al caso que mejor conocemos) de 1937 a 1968 (32 años) se fundaron 35 cofradías (58,33 ó 54,68%) Fue una verdadera reacción a los sucesos de los años treinta, pero diremos que una reacción manejada. No todo fue una justa reacción religiosa, la política o el gobierno entonces en el poder supo meter su mano y hacerse muy presente en este resurgir cofradiero. Podemos afirmar que con el impulso gubernamental -populista y el auténticamente cristiano todas las cofradías y hermandades y, especialmente, las de Semana Santa, lograron un auge de fundaciones como no lo habían tenido desde el siglo XVI.

10) El parón conciliar, 1970-1980.

Es bien sabido que las líneas orientativas del Concilio Vaticano II, 1962-1965, ni nacieron del pensamiento teológico o pastoralista hispano (que no lo había), ni fueron en la dirección del cristianismo que se practicaba en España y mucho menos en Andalucía.

El Concilio Vaticano II o las interpretaciones que de él se hicieron, supuso la implantación de una religiosidad intelectual, esencial, pura, despojada de elementos accesorios, preocupada por la construcción del mundo, más que por el culto público a la divinidad (un cristianismo arreligioso). Una liturgia y sus manifestaciones en el mismo sentido, con unos textos de la Sagrada Escritura y de la liturgia, traducidos a la lengua vulgar para que se entiendan y lograr, así, que desaparezca el aspecto mágico. Una Liturgia centrada en los elementos esenciales litúrgicos: Los sacramentos, la Eucaristía, despreciando los elementos o manifestaciones menos o nada litúrgicos: procesiones, romerías, cofradías. Una religiosidad y liturgia centroeuropea frente a una religiosidad y liturgia, al menos en lo popular, hispana.

Nos atrevemos a opinar que la Jerarquía Eclesiástica Hispana o buena parte de ella pensó y deseó que desaparecieran las hermandades y cofradías, también las de Semana Santa. Más aún, algunos obispos en algunas diócesis creemos que lo consiguieron. No ocurrió en Sevilla ni en aquellos lugares donde la Semana Santa y sus cofradías estaban ya incrustadas en el pueblo. A pesar de la apatía, mala cara y, en ciertos casos, oposición clara de la Jerarquía Eclesiástica o del clero, las hermandades y cofradías de Semana Santa pervivieron porque lo quiso el pueblo (suponemos que) cristiano.

En 1973 se celebró en Sevilla un Sínodo Diocesano que intentó traer a la problemática especial hispalense las doctrinas del Concilio Vaticano II. El tema de las Asociaciones de laicos se concretó en un conjunto de criterios de renovación y compromisos para procurar una mayor formación religiosa, un dinamismo evangelizador y catequético, un testimonio apostólico claro y una depuración de elementos y manifestaciones externas, como lujos y joyas, estrenos innecesarios, nombramientos honoríficos, conservando las expresiones de la religiosidad popular que no estuviesen vinculadas a errores definidos por la competente autoridad.

11) La religiosidad popular, 1980 en adelante.

Un nuevo hecho tiene lugar en la España de los años 80, al margen de las reformas conciliares y sinodales y, en gran medida, fruto de la política del momento, un hecho inquietante, en cierta medida, que denominamos el despertar y aprovechamiento de la religiosidad popular. Ya el mismo Concilio Vaticano II en su Constitución sobre la Sagrada Liturgia, números 30 al 47, admite la incorporación de los elementos populares e indígenas a la liturgia. Estos elementos van a ser defendidos desde otras instancias, desde la política izquierdista hispana, que se apoyan en el pensamiento del italiano Antonio Gramsci (1891-1937).

Gramsci realizó un análisis del catolicismo, el más crítico, agudo y penetrante de todos cuantos se han hecho desde la perspectiva del ateísmo político y filosófico. Se preocupa en sus obras de los elementos populares e indígenas, sean o no religiosos, pero como integrantes de una cultura político-filosófico-religiosa, en una unidad dialéctica y en orden a edificar "una civilización total'. Esta defensa de los elementos populares y folklóricos gusta al pueblo. El pensamiento de Gramsci ha sido adoptado en España por una nueva élite de izquierdas, progresista, atea o agnóstica.

En 1982 el PSOE ganaba las elecciones generales y comenzaba a gobernar España. Sus dirigentes comprendieron que el cristianismo estaba tan arraigado entre los españoles, que no podían enfrentarse de nuevo con él, cara a cara, pues volveríamos a la situación de 1931. Era necesario, pues, dar un rodeo, minar, manipular la religión cristiana y sus instituciones, llevarla, reconducirla a sus intereses y, así, sería todo más fácil.

Con el triunfo del PSOE coincide la vuelta en España hacia la religiosidad popular. El PSOE se ha convertido en su gran defensor, no en cuanto religiosidad, sino en cuanto popular, convirtiendo la religión o la religiosidad en una cultura popular, propia del pueblo, no de la Iglesia, y menos de la Jerarquía Eclesiástica. Con ello pretende obtener puntos de ventaja sobre la misma Iglesia, o al menos sobre la Jerarquía Eclesiástica ante el pueblo amante de lo suyo y de sus tradiciones, pues la Iglesia postconciliar luchó contra las manifestaciones populares mientras que el PSOE las defiende.

A remolque del pueblo y de los defensores de lo popular y de lo religioso-popular, la Jerarquía Eclesiástica, al darse cuenta de que esa religiosidad popular se les escapa y podía ser utilizada contra la Iglesia Católica, comenzó a girar hacia ella lentamente.

En Andalucía están muy claros los pasos de vuelta de la Jerarquía Eclesiástica hacia la religión popular, lo que va a quedar manifiesto en tres documentos que marcan otros tantos momentos en este acercamiento:

Documento sobre "El Catolicismo popular en el Sur de España", de la Navidad de 1975. Está claro que el tema ha llegado a la preocupación de los obispos, pero no les asusta. Todo se resolverá promoviendo el estudio acerca de la naturaleza y elementos de la religiosidad popular, proponiendo algunas observaciones que puedan ayudar a formar un concepto aproximado de su significación (línea intelectual), y aportando, en lo posible, algunas líneas prácticas pastorales para su renovación y desarrollo evangélico, que vendrán, también, en la línea de lo intelectual, esencial: catequesis, catecumenado, catequesis popular de la Eucaristía, formación para la oración, suspicacia ante ciertas devociones, compromiso social, etc.

"Carta pastoral de los obispos de las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla, del 20 de febrero de 1985, El Catolicismo popular. Nuevas consideraciones pastorales". Los obispos comienzan a coger miedo y a preocuparse más del tema. Se dan cuenta del auge de la religiosidad popular, de su fomento por parte de las autoridades civiles (no olvidemos que el PSOE gobierna desde 1982), del interés científico por la religiosidad popular y reaccionan. Es una respuesta más positiva que la de 1975. Los obispos se interesan positivamente por la religiosidad popular, tratan de desvelar las posibles desviaciones: la posible ideologización y las manipulaciones del catolicismo popular, las interpretaciones culturales y su peligro reduccionista, y, aceptando ya la religiosidad popular tal cual, dan un elenco de orientaciones e iniciativas prácticas de tipo pastoral.

Finalmente, en noviembre de 1988 fue promulgada la carta Pastoral de los Obispos del Sur de España "Las Hermandades y Cofradías", en la que los obispos claramente se manifiestan a favor de las hermandades y cofradías, piden su renovación, aclaran su dimensión cultural y, curiosamente, piden al clero que atienda mejor a las cofradías.

12) Un porvenir cristiano.

El 29 de marzo de 1991 publicamos en ABC un artículo titulado: "Reflexión de presente. Temor de futuro". En él escribíamos: "El temor es doble. Por una parte al Gobierno Socialista puede que deje de interesarle la religiosidad popular, con la que no han obtenido los frutos esperados y puede que adopte, en adelante, una actitud beligerante con la Iglesia en general. Pero grave para nosotros sería que cambiase la postura eclesial actual, que se terminara con aquel esfuerzo por profundizar las hermandades y cofradías en su vida cristiana, en los aspectos lítúrgicos, culturales, benéficos y sociales, para entregarse de nuevo y solamente al culto externo de bombo y platillo".

Nuestros temores han desaparecido por completo. El PSOE nunca volvió a posturas beligerantes. La Jerarquía Eclesiástica ha continuando trabajando por la renovación espiritual, benéfico-asistencial y cultural de las cofradías y hermandades y éstas mismas, sus dirigentes y sus hermanos y cofrades han comprendido y han entrado por los caminos señalados.

No hay una cofradía sin una preocupación social o benéfico-asistencial muy seria. No hay una hermandad o cofradía sin una bolsa de caridad, sin una obra asistencial de gran calado que se está llevado cada día adelante, sin una atención diaria a las necesidades de sus hermanos y cofrades y de todas las gentes que vienen a pedirles una ayuda.

Las hermandades y cofradías han entrado en un camino de búsqueda de una auténtica espiritualidad, la suya propia, pero proyectada a las necesidades de este siglo que agoniza y de un nuevo milenio que comienza. Y como mejor ejemplo el I Congreso Internacional de Hermandades y Religiosidad Popular.

Una última preocupación ha prendido en las hermandades y cofradías, la cultural. Las hermandades y cofradías han comenzado a preocuparse por sus papeles, por su archivo, que hay que defenderlo igual que se defienden los objetos artísticos. Celebran conferencias sobre su historia y sobre su espiritualidad, organizan semanas sobre "fe y cultura", mesas redondas, reuniones periódicas, etc. etc.

Las hermandades y cofradías se han vuelto serias, puntuales, religiosas, todas, en su procesión o estación de penitencia, sin abandonar el gusto por lo bello, por lo estéticamente bello, que constituye parte de la entraña de este pueblo hispano.

¡Que sigan así y mejor durante muchos años!"

José Sánchez Herrero
Catedrático de Historia Medieval. Universidad de Sevilla

Web del consejo general de hermandades y cofradías de Sevilla
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Jue Abr 14, 2016 11:56 pm

Intentando darlo algo de interés y contenido al tema abierto, voy a dar algo que descubrí hace poco en pleno Lunes de Pascua. Una información donde se cuenta algo que desmonta un mito de casi un siglo: la atribución de las célebre saeta desde la cárcel del Pópulo a la Esperanza de Triana (no la marcho "Soleá, dame la mano", que ya sabíamos que aun inspirada en el paso de la cofradía ante la prisión y las saetas cantadas por los presos, no está dedicada a ella sino "a los desdichados presos de la prisión), que al citar el de "Soleá" no aludía a la imagen colocada frente a la reja sino a otra diferente. Además de una estrofa de verso que se suele omitir:

“Soleá dame la mano
a la reja de la "carse",
que tengo "mushoos jermano..."
"güérfano..." de pare y mare”
y no tengo quien me ampare.“


El texto de la web:



"Lo más curioso de todo es que la saeta fuente de inspiración del genial compositor, Manuel Font de Anta, es una saeta marchenera antigua.

Las saetas marcheneras antiguas están formadas por cinco estrofas, y tienen su raíz en las carceleras del Preso por la clara derivación melódica que tienen de esta, ya que las repiten con una similitud evidente,  y se consolidan estas saetas al final del siglo XIX. Estas saetas es la que los presos le cantaban a la "Cernicalera" el viernes Santo cuando pasaba por la cárcel.

La explicación de la llegada a Sevilla de las formas de la saeta antigua marchenera radica en el hecho de que poco tiempo antes de la composición de la marcha, la cárcel fue cerrada trasladándose los presos a Sevilla. Por ello la letra de la saeta que el preso interpreta aquella mañana de Viernes Santo estaba dedicada a la Virgen de la Soledad, pero a la Soledad de Marchena...
"

Fuente: http://hombresdediosbajolastrabajaderas.blogspot.com.es/2011/06/el-origen-marchenero-de-la-marcha-solea.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sinelabecastulo
Admin
avatar

Mensajes : 2355
Fecha de inscripción : 25/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Sáb Abr 16, 2016 12:47 pm

A lo mejor el preso era marchenero.
Todo sea que inspirara esa inmortal marcha.

_________________

Visita HUMILITAS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Lun Abr 18, 2016 8:06 pm

sinelabecastulo escribió:
A lo mejor el preso era marchenero.
Todo sea que inspirara esa inmortal marcha.

Cierto. Hay más:

"Carceleras del Preso.
Las carceleras del Preso, o simple más comúnmente llamadas “carceleras” son saetas que le eran interpretadas a la Virgen de la Soledad a su paso por la cárcel de Marchena, por los convictos que allí estaban encerrados, y por el pueblo en general. Generalmente sus temas solían tratar del estado en el que se encontraban los dichos presos, y se cree que se pudieron originar a mediados del XIX. No ha prácticamente presencia del canto llano, se aprecia mucho más elaborada que las anteriores, teniendo el ejecutor mucho campo de acción musical en él.

Su estructura se comprende en 5 versos, teniendo a unas claras influencias de los melismas dejes flamencos coexistentes en su gestación; aunque, no es un cante por la típica carcelera flamenca, a que, como hemos dicho, eran una simbiosis entre la tradición saetera marchenera la incipiente presencia flamenca.

La carcelera comienza con una llamada consistente en subida en quiebro otro posterior de bajada, semitonado muy del gusto flamenco, subiendo al final del verso, siempre a base de quiebro. El primer verso es lanzado sobre una misma nota hasta su hemistiquio que desciende para descansar, respirar retomar el final en sentido ascendente y requebrando la última vocal tónica del mismo con varias subidas y bajadas dentro del ámbito melódico finalizar alargando a la capacidad del intérprete. El segundo tiene la misma estructura con leves matices diferentes en los quiebros de la melodía; tanto en los floreos del hemistiquio, como en los finales.

En el tercero se quiebra profundamente en el centro del verso hacia abajo, siempre en tonos medios menores, para acabar como los anteriores,y ya el cuarto repite la estructura del primero y segundo. El último verso es de la misma estructura de quiebro ascendente, descendente y ascendente, pero en el final y como remate, se alarga y adorna el último quiebro descendente, abarcando más tonos y con una marcada explosión de sentimientos contenidos en toda la ejecución de los versos anteriores.

El esquema de esta compleja y elaborada saeta quedaría aproximadamente así: $(llamada)-A1-A2-B-A1-A2*.

En un triste calabozo
las penas me consumían.
Se me aproxima la muerte,
te suplico, Madre mía,
que me saques libremente.

****************************************************************************************

Saeta Marchenera Antigua.
Fue así conocida y bautizada en Sevilla por haberla allí llevado los marcheneros a finales del siglo XIX. Formadas también por estrofas de cinco versos, tienen su raíz en las Carceleras del Preso por la clara derivación melodial que tienen de ésta, ya que las repiten casi con una similitud evidente, y se forman en las postrimerías de dicho siglo.

Sus letras contienen toda clase de manifestaciones de afecto, devoción, cariño y sentimiento hacia las imágenes y hacia todo aquello que rodea, fundamentalmente, a las procesiones de la Semana Santa, haciendo todo aquello que rodea, fundamentalmente, a las procesiones de la Semana Santa, haciendo suponer que incluso en los finales del siglo XIX o inicios del XX, tal vez pudiera haber sido una voz marchenera, o muy en contacto con esta realidad, la que al paso de la Esperanza de Triana en la mañana del Viernes Santo por delante de las rejas de la Cárcel del Pópulo, le lanzara ese profundo lamento de dolor que tradicionalmente se le ponía a los pies de la Virgen de la Soledad marchenera, cuando consolaba a los presos de Marchena y que decía: “Soleá dame la mano, por las rejas de la cárcel, que tengo muchos hermanos, huérfanos de padre y madre, y no tengo quien me ampare”; para quedar plasmada con inconmensurable hermosura en la magnífica marcha procesional “Soleá dame la mano” del insigne compositor Manuel Font de Anta en 1918.

Miradla por dónde viene
la mejor de las nacías,
no la pintan los pintores
de bonita que venía
la Virgen de los Dolores.

Virgen de la Soledad,
Madre de los marcheneros
toda llena de bondad,
dale trabajo al obrero
y a los presos libertad.


Creo que esto explica con claridad el por qué en la letra de la saeta habla de "Soleá" (Soledad)."


Web: patrimonio musical
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Jue Jun 16, 2016 2:28 pm

Me gustaría añadir este texto de "Pasión en Sevilla":

"Cuando verdaderamente comenzó la Esperanza de Triana a labrar su enorme mito fue a partir de su incorporación a la jornada de la Madrugada, en 1889. Vino a reemplazar a la también trianera cofradía de La O. Su prioste, don Francisco Díez, comunicó a las autoridades la intención de dejar el horario nocturno en la Cuaresma de 1888, recalcando literalmente que lo hacía «para evitar los excesos que se cometen, no propios en actos religiosos». El representante de las Tres Caídas, don Francisco Ollero, trasladó a la corporación municipal y al señor Provisor del Arzobispado que su hermandad saldría a las tres de la madrugada del Viernes Santo de aquel 1889.
Este nuevo horario terminó confiriéndole un importante empuje a la proyección universal de la hermandad al tiempo que inauguraba una rivalidad con la Macarena por ver quién era capaz de más fervor. Era la lucha por la supremacía de un barrio sobre el otro. Esta pugna, tras la que subyace una reivindicación vecinal de la identidad de una Triana que en aquel tiempo añoraba poder ser hasta un pueblo independizado de Sevilla, trascendió al dominio devocional local como lo demuestra el peculiar reportaje publicado por el periodista Stephen Bonsal, en la revista norteamericana «The Century Magazine» (1898).
Hasta dónde llegarían los piques entre ambas que sólo diez años más tarde, en 1899, el vicario diocesano decidió comunicarle a la de Triana que su horario de salida pasaría a ser las 9 de la mañana del Viernes Santo. Tras no pocas protestas, se permitió que saliese a las 2.30 de la madrugada, aunque ya no detrás de la Macarena. Desde la Alcaldía y el Palacio episcopal, se le ordenó, en las vísperas de la Semana Santa de 1899, que verificase su estación a la Catedral, «no sólo con el recogimiento y orden propios del acto que realizan, sino después de la hermandad del Cristo del Calvario y Nuestra Señora de la Presentación, apercibiéndose de que en caso de no acatar lo dispuesto se multaría a la cofradía». Esta medida de gobierno, consistente en intercalar como «cortafuego» otra procesión entre ambas, aunque la curia justificase la introducción con argumentos del Derecho canónico, no tuvo más que un sentido práctico: atajar el descontrol de las porfías. En el seno de la hermandad se vivió entonces una fortísima división interna y la autoridad eclesiástica suspendió a su junta de gobierno y nombró una gestora.

www.sevillaabc.es "


Yo, sobre el texto voy a dejar algunos comentarios.
Hace un tiempo publiqué un extracto del libro de Eugenio Nöel "La semana santa de Sevilla" en la que decía: "¡Oh famosas luchas en la embocadura de la calle de la Sierpes...! Ya no son posibles; pero... antes eran epopeyas en las que corría la sangre macarena y trianera en tan horrenda cantidad que los sevillanos vivos habían de subirse a la Giralda para no ahogarse en ella. Y como a un trianero le basta sólo el recuerdo para creerse presente en el acto, oírles contar lo que sucedía en tales batallas, aunque no las vieron, es sentir el escalofrío de lo trágico. La misma salerosa Virgen, de San Jacinto, dejaba de llorar para decirles: «jHijos míos..., pero cuidao que sois ustedes brutos...!»

Dejando aparte la exageración y la licencia literaria que se toma el autor para dar más interés al texto, vemos que sí es cierto que existía rivalidad casi desde el principio en que coinciden las Esperanzas en la Madrugá, de acuerdo a lo que dice el párrafo que he traido de la web "Pasión en Sevilla", hasta el punto que introducir al Cofradía del Calvario entre ambas por decisión del vicario diocesano, quizás fue una forma de suavizar roces y también por que el el paso de una hermandad de barrio detrás de la otra producía un exceso de alboroto y algarabía en las muestras y manifestaciones de entusiasmo, efusión y vítores de los acompañantes y devotos, que no contribuía al recogimiento y quizás daba mala imagen. Lo llamativo es que esa iniciativa se produce en 1.889, justo después del incendio de la Esperanza en San Jacinto, no sé si el hecho influye o no en esa decisión.

También es interesante saber que La O, que como hemos visto en una foto que dejó en su tema el amigo MisterUr, hacía exactamente lo mismo que hace ahora la hermandad de Pureza (salir en la Madrugá, y al amanecer hacer estación en Santa Ana y darse una vuelta por el barrio) dejó su lugar en la Madrugá, en pos de un mayor recogimiento y seriedad en su salida penitencial que no encontraban, precisamente todo lo contrario que se dio a partir de su relevo en la salida de la Esperanza de Triana o lo que sucedía en el desfile de la Esperanza Macarena. Esto habla del distinto enfoque religioso que tenía cada hermandad, aún siendo ambas de Triana.
Dice también el texto de Pasión en Sevilla: "Queda claro que aquella otra hermandad del barrio no había logrado sintonizar con el ambiente que despertaba la noche, tan en boga ya en Triana. Desde luego, la Esperanza, sí consiguió atraer a los segmentos más carismáticos de un entorno marginal y a toda aquella gama de personajes y artistas maravillosos a los que tanto les inspiraba la nocturnidad."

En mi opinión, ese tipo de personajes pintorescos (y no hablo de los de Triana sino de todos los de ese corte que se dan cita en la jornada), con lo que implica en esa nocturnidad el abuso del alcohol, el aprovecharse de la oscuridad para extralimitarse con el género femenino y otros excesos, son mas propios de una feria y de una jarana que de una verdadera celebración religiosa.


Última edición por Maximoo el Dom Jul 10, 2016 12:18 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Sáb Jul 09, 2016 11:33 pm

"En el anuario de la hermandad de la Esperanza de Triana y en la revista Saeta que edita la Cope, se publicaron sendos artículos donde se desmonta la tradicional adscripción del gremio de mareantes a la hermandad del Cristo, ya que esta relación es anterior y viene desde el siglo XVI, aparte de que la hermandad del Cristo fue fundada en el convento de las Mínimas por un clérigo, Juan de Lara, y a los ocho años de fundarse fue obligada a fusionarse con la de la Esperanza en 1616, por lo que la relación con el gremio de los mareantes es practicamente nula hasta la fusión.

Los orígenes gremiales es un tema muy confuso ya que hermandades gremiales puras hubo muy pocas. En Triana a principios del siglo XVI y debido a la conquista americana y la creación de la Casa de la Contratación, se van a asentar fundamentalmente en el barrio personas relacionadas con los oficios de la mar y esto va a repercutir en todas las hermandades del barrio, que en mayor o menor medida nutren sus filas con este tipo de profesiones. La más antigua de estas hermandades la Esperanza, que algunos como S. Montoto publican que se fundó en 1418, aunque no hay documentos que demuestren su existencia hasta 1520; tiene probada su presencia desde mediados del XVI en el convento del Espíritu Santo sito en la calle Bétis y que estaba al lado de la primitiva universidad de Mareantes. Los marineros y capitanes de Indias que frecuentaban este cenobio van a ir haciéndose hermanos de la Esperanza, y a tal grado llegó la implicación de estos, que desde 1577 a 1579 la Virgen se advocó como Santa María de Bonanza en lugar del primitivo Esperanza, en honor a la procedencia sanluqueña de este grupo de marinos, este dato es crucial para considerarla como una hermandad de marineros en tan remotas fechas. También gracias al dinero que aportaban estos capitanes de Indias, que en el barrio tendrían la consideración de una pequeña aristocracia, la hermandad Esperancista irá en dos ocasiones a Roma a comprar bulas, una en 1577 y otra en 1588, como demuestran las pruebas documentales encontradas por la investigadora y archivera de Santa Ana, Amparo R. Babío, que junto a otros historiadores, están actualizando los datos que hay sobre la historia y el patrimonio de la hermandad y desmintiendo otros como este del gremio de los mareantes y su relación en la fundación de la hermandad del Cristo.
En resumen, no será hasta 1616 cuando el provisor Gonzalo del Campo obligue a la recién creada hermandad de las Tres Caídas de 1608 a fusionarse con esta de la Esperanza y es entonces cuando adquiere esta relación con los mareantes. Lo que se ha demostrado con estos datos es que la hermandad de la Esperanza no es una hermandad gremial, ya que se fundó antes incluso de la regulación de los gremios, lo que ocurrió es que en su devenir histórico los marineros fueron el grupo más numeroso de entre sus hermanos a partir de la segunda mitad del XVI, y al ser el grupo mayor y más influyente fue el que le dio carácter. Estos lazos se refuerzan durante el siglo XVII y se irán diluyendo en el XVIII, por la progresiva desaparición de la relación de la ciudad con la carrera de Indias con el traslado de la flota y la Casa de la Contratación a Cádiz. Este recuerdo de está vinculación llega hasta la inauguración de la capilla en 1816, que en honor de este pasado se la nombra como la de los Marineros, y de hecho una hermandad de gloria de la Virgen de Guía, que estaba relacionada con los Mareantes, fue acogida en el recién inaugurado templo por mediación de estos marineros y de esta corporación procede el San Telmo del siglo XVII que posee actualmente la Esperanza."


Me gustaría comentar que como el texto dice, fue en toda Triana donde la influencia de los navegantes se hizo presente, pues la hermandad de la Estrella se fundó en 1.560 en una capilla franciscana por capitanes de barcos que iban a Flandes y a las indias. Se fundó como hermandad de luz, y a saber hasta que momento mantuvo ese atributo. Por eso pienso que la Esperanza también en esa época podía ser hermandad de luz con una imagen de gloria (como posiblemente ocurriera con la Esperanza Macarena en su fundación en San Basilio), y cambiara a hermandad de penitencia a raíz de la fusión con el Cristo de las Tres Caídas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sinelabecastulo
Admin
avatar

Mensajes : 2355
Fecha de inscripción : 25/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Dom Jul 10, 2016 6:50 pm

Es muy posible, desde luego.

_________________

Visita HUMILITAS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Jue Ene 26, 2017 11:38 pm

La Virgen de las Maravillas

Atribuida a Benito Hita del Castillo en torno a 1.739, estuvo en San Juan de la Palma hasta 1.936 en que ardió como casi todo lo que estaba en el templo.



Fué titular de una cofradía que a finales del siglo XVIII (hacia 1.775) vendría a Triana, otra de las que haría de Santa Ana su principal lugar de peregrinación: la hermandad de la Sed de Cristo, Nuestra Señora de las Maravillas, Congregación del Sacratísimo Rosario y Patriarca San José, que había sido fundada en la otra orilla, en 1654 en la desaparecida iglesia de San Blas, aunque en 1673 ya residía en San Juan de la Palma, ya que ese año la hermandad contrata con Fernando de Barahora un retablo para la Virgen en cuyo contrato se especificaba que era de "madera de pino de dos varas de alto, además de los remates, y de ancho una vara y dos tercias, con columnas salomónicas revestidas de rosas". El coste de este retablo fue de 1500 reales, especificándose en el contrato que debería de estar terminado con fecha 15 de Diciembre de 1673.
Volvería a intramuros hacia 1.804, donde fue reorganizada por un grupo de devotos en su anterior sede de San Juan de la Palma, donde permanecerá hasta su extinción. No obstante, al año siguiente y tras la reedificación de la iglesia, pasó a una capilla nueva, quedando el crucificado de la hermandad en el altar de ánimas.
En torno a 1838 la hermandad sufre una nueva época de decadencia, pasando el Crucificado de la Sed a un pueblo de la provincia en 1840, y quedando definitivamente extinguida poco después.
La imagen de la Virgen pasa entonces a recibir cultos por parte de la Hermandad Sacramental de San Juan de la Palma, y posteriormente, por fusión, a la Hermandad de la Amargura.
De las mas lamentables perdidas que ocurrieron en el 36, fue la de Nuestra Señora de las Maravillas, un grupo escultórico de una virgen sedente con un niño Jesús en sus brazos, y un San Juanito en su regazo que presenta frutas al Niño Dios en "Sacra Conversación".


Fuentes: http://cuadrilladelailusion.blogspot.com.es y www.sevilla.abc.es

Hecha la semblanza histórica hay algo que vengo pensando hace tiempo.
Como se ve evidente, la Virgen era una imagen de gloria. Sin embargo formaba parte de una hermandad de penitencia con la que se supone salía, el Cristo de la Sed.
Si así ocurrió quedaría patente que imágenes de Vírgenes de Gloria en otros tiempos salían en estación de penitencia para la Semana Santa, y muy probablemente la Virgen de las Maravillas no fuera el único caso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sinelabecastulo
Admin
avatar

Mensajes : 2355
Fecha de inscripción : 25/02/2015

MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   Vie Ene 27, 2017 1:50 pm

¡Qué pena de pérdida patrimonial y devocional, destruida por una sinrazón!

_________________

Visita HUMILITAS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La semana santa en la historia   

Volver arriba Ir abajo
 
La semana santa en la historia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» se acerca semana santa, ¿por que los catolicos no comen carne?
» cuento de semana santa
» Semana Santa para los coptos de Egipto
» Semana Santa
» Odio la semana Santa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FORO COFRADÍAS :: SUBFORO COFRADIERO :: ARTE E HISTORIA-
Cambiar a: