FORO COFRADÍAS

Foro de opinión sobre Semana Santa
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 19, 2016 1:18 am

Sábado de Pasión V en Tiempo de Cuaresma
Reflexión del Evangelio

JESÚS, Verbo encarnado en María, la santísima esposa de José, el hombre justo que se fió plenamente de Dios, sin entender casi nada. Yo no, yo quiero razonarlo todo y quedarme solo con lo que entra en el estrechisimo embudo de mi razón. Pero ante la grandeza de José, que se rinde gozoso a la fe plena en la palabra de Dios, quiero hacer lo que cada día me manda el ángel del Señor, mi ángel de la guarda: creer lo que dice Dios, aunque no lo entienda. Por tu Misericordia, concede esa fe a tu Iglesia, y en especial a los seminaristas, los esposos y papás, los moribundos … de los que José es Patrón.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 20, 2016 12:04 am

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Santo Evangelio

Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes, con los ancianos, con los escribas y el sanedrín en pleno, se reunieron, y, atando a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato. Pilato le preguntó: <<¿Eres tú el rey de los judíos?>>. Él le respondió: <<Tú lo dices>>. Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas. Pilato le preguntó de nuevo:<<¿No contestas nada? Mira cuantos cargos presentan contra ti?>>. Jesús no contestó más; de modo que Pilato estaba muy extrañado. Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre. Pilato les contestó: <<Queréis que os suelte al rey de los judíos?>>. Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia. Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás. Pilato, tomó de nuevo la palabra y les preguntó: <<¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?>>. Ellos gritaron de nuevo: <<¡Crucifícalo!>>. Pilato les dijo: <<Pues, ¿que mal ha hecho?>>. Ellos gritaron más fuerte: <<¡Crucifícalo!>>. Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. Los soldados se lo llevaron al interior del palacio -al pretorio lugar del tribunal- y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron hacerle el saludo: <<¡Salve, rey de los judíos!>>. Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él. Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz. Y llevaron a Jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de <<la calavera>>), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y repartieron sus ropas, echándolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno. Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: <<El rey de los judíos>>. Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: <<¡Anda!, tu que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz>>. Los sumos sacerdotes con los escribas se burlaban también de él, diciendo: <<A otros ha salvado, y a si mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos>>. También los que estaban crucificados con él lo insultaban. Al llegar el medio día, toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y, a la media tarde, Jesús clamó con voz potente: <<Eloí, Eloí, lamá sabaktaní>>. Que significa: <<Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado?>>. Algunos de los presentes, al oírlo, decían: <<Mira, está llamando a Elías>>. Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo: <<Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo>>. Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró. El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo: <<Realmente este hombre era Hijo de Dios>>.


Marcos 15, 1-39
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 20, 2016 12:08 am

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor
Reflexión del Evangelio

CRISTO JESÚS, comienza la Semana de la Misericordia: mientras unos te aclaman como Rey y Señor, otros traman tu muerte, la que posiblemente apoyen con sus gritos ante Pilato quienes hoy te vitorean. Yo quiero permanecer siempre en tu amor y en tu alabanza. Tú eres mi Dios y mi Rey. Lo proclamo de palabra, y quiero con tu gracia, dar testimonio de ello ante el mundo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Lun Mar 21, 2016 8:34 am

Lunes Santo
Santo Evangelio

Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania (al lado del Monte de los Olivos) donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice: <<¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para darselos a los pobres?>>.  Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa llevaba lo que iban echando. Jesús dijo: <<Déjala, lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mi no siempre me tenéis>>. Una muchedumbre de judios se enteró de que estaba allí y fueron no solo por Jesús, sino también para ver a Lázaro,al que había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judios, por su causa se les iban y creían en Jesús.

Isaías  42, 1-7
Salmo 26, 1-3. 13-14
Juan 12, 1-11
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Lun Mar 21, 2016 8:38 am

Lunes Santo

Reflexión del Evangelio

CRISTO JESÚS, todo es poco para honrarte. Me uno a María de Betania para poner mi vida a tus pies. No te hace falta a ti, pero a mi si me hace falta tu aprobación, tu estímulo, tu Misericordia, la fuerza para seguirte hasta la cruz.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Mar Mar 22, 2016 8:06 am

Martes Santo

Santo Evangelio

Jesús, profundamente conmovido, dijo: <<Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar>>. Los discípulos se miraron unos a otros perplejos, por no saber de quién lo decía. Uno de ellos, el que Jesús tanto amaba, estaba reclinado a la mesa junto a su pecho. Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía. Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó: <<Señor, ¿Quién es?>> Le contestó Jesús: <<Aquel a quién yo le dé este trozo de pan untado>>. Y, untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote. Detrás del pan entró en él Satanás. Entonces Jesús le dijo: <<Lo que tengas que hacer hazlo en seguida>>. Ninguno de los comensales entendió a qué se refería. Como Judas guardaba la bolsa, algunos suponían que Jesús le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o dar algo a los pobres. Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de Noche. Cuando salió, dijo Jesús: <<Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijos mios, me queda poco de estar con vosotros. Me buscaréis, pero lo que dije a los judios, os lo digo ahora a vosotros: "Donde yo voy, vosotros no podéis ir">>. Simón Pedro le dijo: <<Señor, ¿a donde vas?>> Jesús le respondió: <<A donde yo voy no me puedes acompañar ahora, me acompañarás más tarde>>. Pedro replicó: <<Señor, ¿porqué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por tí>>. Jesús le contestó: <<¿Conque darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces>>.

Isaías 49, 1 - 6
Salmo 70, 1 - 6. 15. 17
Juan 13, 21 - 33. 36 - 38
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Mar Mar 22, 2016 8:12 am

Lunes Santo
Reflexión del Evangelio

CRISTO JESÚS, yo soy ese Judas que te he traicionado tantas veces. Pero no quiero desconfiar de tu misericordia y de tu perdón. Como Pedro, quiero dar mi vida por ti, aunque soy débil: lloraré mis pecados, iré al encuentro de tu mirada de amigo siempre fiel y seguiré tus pasos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Miér Mar 23, 2016 8:09 am

Miércoles Santo
Santo Evangelio
Uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: <<¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?>> Ellos ajustaron con el 30 monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los Ázimos (pasteles sin fermentar) se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: <<¿Donde quieres que te preparemos la cena de Pascua?>> Él contestó: <<Id a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: "El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos">>. Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo: <<Os aseguro que uno de vosotros me va a ntregar>>. Ellos consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: <<¿Soy yo acaso, Señor?>> Él respondió: <<El que ha mojado en la misma fuente que yo, ese me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido>>. Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: <<¿Soy yo acaso, Maestro?>> Él respondió: <<Tú lo has dicho>>.

Isaías 50, 4 – 9a
Salmo 68, 8 – 10. 21. 31 – 34
Mateo 26, 14 - 25
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Miér Mar 23, 2016 8:13 am

Miércoles Santo
Reflexión del Evangelio

CRISTO JESÚS, el traidor queda al descubierto, pero su resolución está tomada, es esclavo de su pasión y camina a ciegas. Es de noche. ¡Que jamás me deje arrastrar por la ceguera de la tentación y por la desesperación después de pecar! Yo confío en tu Misericordia: en ella está mi salvación
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Jue Mar 24, 2016 12:15 am

Jueves Santo de la Cena del Señor
El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo

Santo Evangelio

Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina (palangana) y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándolos con la toalla que se había ceñido. Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: <<Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?>>. Jesús le replicó: <<lo que yo hago tu no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde>>. Pedro le dijo: <<No me lavarás los pies jamás>>. Jesús le contestó: <<Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo>>. Simón Pedro le dijo: <<Señor, no solo los pies, sino también las manos y la cabeza>>. Jesús le dijo: <<Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos>>. Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: <<No todos estáis limpios>>. Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: <<¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis>>.

Juan 13, 115
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Jue Mar 24, 2016 12:22 am

Jueves Santo

Reflexión del Evangelio

CRISTO JESÚS, ¡que grande es tu Misericordia! Gracias, por tu gesto de amor y humildad, lavando los pies de tus discípulos; gracias, por tu amor hasta el extremo y por el mandamiento nuevo del amor fraterno; gracias, por el sacramento de la Eucaristía, que te hace realmente presente en medio de nosotros; gracias, por el sacramento del Orden sacerdotal que otorgas a tus elegidos. ¡Santifícalos en la verdad!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Mar 25, 2016 3:33 am

Viernes Santo de La Pasión del Señor
Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

Escrito por San Juan el Zebedeo, discípulo más joven de Jesús
Salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas el traidor, conocía también el sitio, porque Jesús, se reunía a menudo con sus discípulos. Judas entonces, tomando la patrulla y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y les dijo: <<¿A quién buscáis?>>. Le contestaron: <<A Jesús, el Nazareno>>. Les dijo Jesús: <<Yo soy>> Estaba también con ellos Judas, el traidor. Al decirles <<Yo soy>> retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez: <<¿A quién buscáis?>> Ellos dijeron: <<A Jesús el Nazareno>> Jesús contesto: <<Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mi dejad marchar a éstos>>y así se cumplió lo que había dicho: <<No he perdido a ninguno de los que me diste>>. Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó he hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. Dijo entonces a Pedro: <<Mete la espada en la vaina. El caliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber?>>

Llevaron a Jesús ante Anás y Caifás. Negaciones de Pedro

La patrulla, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año; era Caifás el que había dado a los judíos este consejo: <<Conviene que muera un solo hombre por el pueblo>>. Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. La criada que hacía de portera dijo entonces a Pedro: <<¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?>>. Él dijo: <<No lo soy>>. Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de la doctrina. Jesús le contestó: <<Yo he hablado abiertamente al mundo; yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. ¿Porqué me interrogas a mí?. Interroga a los que me han oído, de qué les he hablado. Ellos saben lo que les he dicho yo>>. Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús diciendo: <<¿Así contestas al sumo sacerdote?>> Jesús respondió: <<Si he faltado al hablar, muestra en que he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿porqué me pegas?>>. Entonces Anás lo envió atado a Caifás, sumo sacerdote. Simón Pedro estaba de pie, calentándose, y le dijeron: <<¿No eres tu también de sus discípulos?>> Él lo negó, diciendo: <<No lo soy>>. Uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le cortó la oreja, le dijo: ¿No te he visto yo con él en el huerto?>> Pedro volvió a negar, y en seguida cantó un gallo.

Mi reino no es de este mundo

Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era el amanecer, y ellos no entraron en el pretorio para no incurrir en impureza y poder así comer la Pascua. Salió Pilato fuera, adonde estaban ellos y dijo: <<¿Que acusación presentáis contra este hombre?>>. Le contestaron: <<Si éste no fuera un malhechor, no te lo entregaríamos>>. Pilato les dijo: <<Lleváoslo vosotros y juzgadlo según vuestra ley>> Los judíos le dijeron: <<No estamos autorizados a dar muerte a nadie>>. Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de que muerte iba a morir. Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo: <<¿Eres tú el rey de los judíos?>> Jesús le contestó: <<¿Dices eso por tu cuenta, o te lo han dicho otros de mi?>> Pilato, replicó: <<¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mi, ¿que has hecho?>> Jesús le contestó: <<Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí>> Pilato le dijo: <<Conque, ¿tú eres rey??>> Jesús le contestó: <<Tu lo dices, soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz>> Pilato le dijo: <<Y, ¿qué es la verdad?>> Dicho esto, salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo: <<Yo no encuentro en él culpa. Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?>> Volvieron a gritar: <<A ése no, a Barrabás>> El tal Barrabás era un bandido.

¡Salve, rey de los judíos! ¡Crucifícalo!


Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían: <<¡Salve, rey de los judíos!>>. Y le daban bofetadas. Pilatos salió otra vez afuera y les dijo: <<Mirad, os lo saco afuera, para que sepáis que no encuentro en el ninguna culpa>>. Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura. Pilatos les dijo: <<Aquí lo tenéis>>. Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias gritaron: <<¡Crucifícalo! ¡crucifícalo!>> Pilato les dijo: <<Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él>>. Los judíos le contestaron: <<Nosotros tenemos una ley, y según esa ley tiene que morir, porque se ha declarado Hijo de Dios>>. Cuando Pilato oyó estas palabras, se asustó aun más y, entrando otra vez en el pretorio, dijo a Jesús: <<¿De donde eres tú?>> Pero Jesús no le dio respuesta. Y Pilato le dijo: <<¿A mi no me hablas? ¿no sabes que tengo autoridad para soltarte, y autoridad para crucificarte?>>. Jesús le contestó: <<No tendrías ninguna autoridad sobre mí, sino te la hubieran dado de lo alto, por eso el que me ha entregado a ti tiene un pecado mayor>>. Desde ese momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban: <<Si sueltas a ese, no eres amigo del Cesar. Todo el que se declara rey está contra el Cesar>>. Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó fuera a Jesús y lo sentó en el tribunal, en el sitio que llaman <<el Enlosado>> (en hebreo Gábbata). Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el medio día. Y dijo Pilato a los judíos: <<Aquí tenéis a vuestro rey>> Ellos gritaron: <<¡Fuera, fuera; crucifícalo!>> Pilato les dijo: <<¿A vuestro rey voy a crucificar?>> Contestaron los sumos sacerdotes: <<No tenemos más rey que al Cesar>> entonces se lo entregó para que lo crucificaran.

Crucifixión. Ahí tienes a tu madre. “Entregó el espíritu”


Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado de la Calavera (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con el a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: <<Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos>>. Leyeron el letrero muchos judíos, porque estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús, y estaba escrito en hebreo, latín y griego. Entonces los sumos sacerdotes de los judíos dijeron: <<No escribas: "El rey de los judíos", sino: "Éste ha dicho: soy el rey de los judíos">>. Pilato les contestó: <<Lo escrito, escrito está>>. Los soldados cuando crucificaron a Jesús, tomaron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la tunica. Era una tunica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron: <<No la rasguemos, sino echemos a suerte, a ver a quien le toca>>. Así se cumplió la Escritura: <<Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi tunica>>. Esto hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaba su Madre, la hermana de su Madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su Madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su Madre: <<Mujer, ahí tienes a tu hijo>>. Luego, dijo al discípulo: <<Ahí tienes a tu Madre>>. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo: <<Tengo sed>>. Había un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre en una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús cuando tomó el vinagre, dijo: <<Está cumplido>>. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

Y al punto salió sangre y agua. Sepultura


Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquél sábado era un día solemne, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: <<No le quebrarán un hueso>>; y en otro lugar la Escritura dice: <<Mirarán al que atravesaron>>. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo clandestino de Jesús por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. El fue entonces y se llevó el Cuerpo. Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien libras de una mixtura de mirra y áloe. Tomaron el Cuerpo de Jesús y lo vendaron todo, con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los Judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.

Juan 18, 119; 42
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Mar 25, 2016 3:37 am

Viernes Santo de la Pasión del Señor
Reflexión del Evangelio

CRISTO JESÚS, tu pasión y tu muerte son la prueba más palpable de la inmensa Misericordia que tienes conmigo. No quiero acostumbrarme a los relatos evangélicos: quiero leerlos con ojos nuevos y escucharlos con oídos nuevos. Déjame que me quede contemplándote con tu Madre al pie de la Cruz, desde la que has vencido a mis enemigos: el pecado y la muerte, y me das, desde tus clavos, la libertad de los hijos de Dios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Mar 25, 2016 5:46 pm

HOY HACE MAS DE DOS MIL AÑOS SE COMETIÓ EL CRIMEN MAS INJUSTO, INFAME Y ATROZ DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, CONTRA SU PROPIO DIOS QUE VINO A DARNOS LA VERDAD, EL PERDÓN DE NUESTRAS CULPAS Y LA SALVACIÓN DE NUESTROS DELITOS, LA LIBERACIÓN DE LA ESCLAVITUD DEL PECADO, Y A QUIEN ESE SER HUMANO BURLA, LLENA DE INSULTOS E INJURIAS, AZOTA Y TORTURA Y LO MATA EN LA CRUZ.





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Mar 25, 2016 5:48 pm

Mateo 27-46:

Más desde la sexta hora aconteció tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora la hora novena.
Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo:
Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Mar 25, 2016 8:22 pm





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Mar 25, 2016 11:48 pm

Todo ha terminado.

Pero no: después de la muerte, la Resurrección.
Enséñame a ver lo transitorio y pasajero, a la luz de lo que perdura.
Y que esa luz ilumine todos mis actos.
Así sea.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 12:03 am

Maximoo escribió:
Todo ha terminado.

Pero no: después de la muerte, la Resurrección.
Enséñame a ver lo transitorio y pasajero, a la luz de lo que perdura.
Y que esa luz ilumine todos mis actos.
Así sea.

Un abrazo hermano Maximoo ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 12:04 am

Sábado Santo de la Sepultura del Señor

No hay Santo Evangelio

Padre Nuestro, que estás en el Cielo, Santificado sea Tu Nombre, ven a nosotros Tu Reino y hágase tu voluntad en la tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden y no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Ámen
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 12:09 am

Sábado Santo de la Sepultura del Señor
Reflexión

CRISTO JESÚS, en este día de sepulcro, aún quedan ecos de la tarde cruenta del viernes, queda sin respuesta tu grito desgarrador  -Dios mío, ¿por qué me has abandonado?-  queda la esperanza. Mañana al alba, verás y veremos, que el Padre nunca te ha abandonado, y veremos que tu muerte se convierte en fuente de vida para ti y para el mundo. Me quedo con tu Madre, que desde la Cruz me diste a mi como Madre: a pesar de haber visto a un Dios que ha muerto, al principal apóstol que te negó, y al último apóstol que te vendió, María espera, y yo con ella. ¡Hoy es el día de la Esperanza misericordiosa!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 2:29 pm

MEDITACIÓN DEL SÁBADO SANTO. JESÚS DUERME:

¿POR QUÉ SE DICE QUE JESUCRISTO DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS? (1ª PARTE)

JESUCRISTO DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS,
AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS"

631 "Jesús bajó a las regiones inferiores de la tierra. Este que bajó es el mismo que subió" (Ef 4, 9-10). El Símbolo de los Apóstoles confiesa en un mismo artículo de fe el descenso de Cristo a los infiernos y su Resurrección de los muertos al tercer día, porque es en su Pascua donde, desde el fondo de la muerte, Él hace brotar la vida:

Christus, Filius tuus,
qui, regressus ab inferis,
humano generi serenus illuxit,
et vivit et regnat in saecula saeculorum. Amen.

(Es Cristo, tu Hijo resucitado,
que, al salir del sepulcro,
brilla sereno para el linaje humano,
y vive y reina glorioso por los siglos de los siglos. Amén).

(Vigilia Pascual, Pregón pascual [«Exultet»]: Misal Romano)

Párrafo 1
CRISTO DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS

632 Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las cuales Jesús "resucitó de entre los muertos" (Hch 3, 15; Rm 8, 11; 1 Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció en la morada de los muertos (cf. Hb 13, 20). Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos (cf. 1 P 3,18-19).

633 La Escritura llama infiernos, sheol, o hades (cf. Flp 2, 10; Hch 2, 24; Ap 1, 18; Ef 4, 9) a la morada de los muertos donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban privados de la visión de Dios (cf. Sal 6, 6; 88, 11-13). Tal era, en efecto, a la espera del Redentor, el estado de todos los muertos, malos o justos (cf. Sal 89, 49;1 S 28, 19; Ez 32, 17-32), lo que no quiere decir que su suerte sea idéntica como lo enseña Jesús en la parábola del pobre Lázaro recibido en el "seno de Abraham" (cf. Lc 16, 22-26). "Son precisamente estas almas santas, que esperaban a su Libertador en el seno de Abraham, a las que Jesucristo liberó cuando descendió a los infiernos" (Catecismo Romano, 1, 6, 3). Jesús no bajó a los infiernos para liberar a los condenados (cf. Concilio de Roma, año 745: DS, 587) ni para destruir el infierno de la condenación (cf. Benedicto XII, Libelo Cum dudum: DS, 1011; Clemente VI, c. Super quibusdam: ibíd., 1077) sino para liberar a los justos que le habían precedido (cf. Concilio de Toledo IV, año 625: DS, 485; cf. también Mt 27, 52-53).

634 "Hasta a los muertos ha sido anunciada la Buena Nueva ..." (1 P 4, 6). El descenso a los infiernos es el pleno cumplimiento del anuncio evangélico de la salvación. Es la última fase de la misión mesiánica de Jesús, fase condensada en el tiempo pero inmensamente amplia en su significado real de extensión de la obra redentora a todos los hombres de todos los tiempos y de todos los lugares porque todos los que se salvan se hacen partícipes de la Redención.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 2:30 pm

MEDITACIÓN DEL SÁBADO SANTO. JESÚS DUERME:

¿POR QUÉ SE DICE QUE JESUCRISTO DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS? (2ª PARTE)

JESUCRISTO DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS,
AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS"


635 Cristo, por tanto, bajó a la profundidad de la muerte (cf. Mt 12, 40; Rm 10, 7; Ef 4, 9) para "que los muertos oigan la voz del Hijo de Dios y los que la oigan vivan" (Jn 5, 25). Jesús, "el Príncipe de la vida" (Hch 3, 15) aniquiló "mediante la muerte al señor de la muerte, es decir, al diablo y libertó a cuantos, por temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud "(Hb 2, 14-15). En adelante, Cristo resucitado "tiene las llaves de la muerte y del Infierno" (Ap 1, 18) y "al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los abismos" (Flp 2, 10).

«Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio, porque el Rey duerme. La tierra está temerosa y sobrecogida, porque Dios se ha dormido en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo [...] Va a buscar a nuestro primer Padre como si éste fuera la oveja perdida. Quiere visitar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte. Él, que es la mismo tiempo Dios e Hijo de Dios,  va a librar de sus prisiones y de sus dolores a Adán y a Eva [...] Yo soy tu Dios, que por ti y por todos los que han de nacer de ti me he hecho tu Hijo. A ti te mando: Despierta, tú que duermes, pues no te creé para que permanezcas cautivo en el abismo; levántate de entre los muertos, pues yo soy la vida de los muertos» (Antigua homilía sobre el grande y santo Sábado: PG 43, 440. 452. 461).

Resumen:

636 En la expresión "Jesús descendió a los infiernos", el símbolo confiesa que Jesús murió realmente, y que, por su muerte en favor nuestro, ha vencido a la muerte y al diablo "Señor de la muerte" (Hb 2, 14).

637 Cristo muerto, en su alma unida a su persona divina, descendió a la morada de los muertos. Abrió las puertas del cielo a los justos que le habían precedido.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 5:21 pm

¿PORQUÉ JESÚS EL DÍA QUE MURIÓ EN LA CRUZ (VIERNES) LE DIJO AL LADRÓN "HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO”, SI JUSTO DESPUÉS DE MORIR SEGÚN LAS ESCRITURAS "DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS" Y NO RESUCITÓ HASTA EL TERCER DÍA (DOMINGO)?

"Jesús no fue al “Infierno” porque “Infierno” es un lugar futuro que entrará en funciones después del juicio del Gran Trono Blanco. (Apocalipsis 20:11-15)

Seol / Hades es un lugar con dos divisiones (Mateo 11:23; 16:18; Lucas 10:15; 16:23; Hechos 2:27-31), la morada de los salvos y los perdidos. La morada de los salvos era llamada “Paraíso” y “El seno de Abraham”.
Las moradas de los salvos y los perdidos estaban separadas por “una gran sima” (Lucas 16:26).
Cuando Jesús ascendió al Cielo, Él se llevó a los ocupantes (creyentes) del Paraíso con Él (Efesios 4:8-10): Abraham, Noé Adán,, Moises, los profetas y todos los hombres justos de la antigüedad.
El lado de los perdidos en el Seol / Hades, ha permanecido sin cambio.
Todos los muertos no creyentes, van ahí para aguardar el futuro juicio final.

¿Fue Jesús al Seol / Hades? Sí, de acuerdo con Efesios 4:8-10 y 1 Pedro 3:18-20.

En ese mismo día de su muerte, Viernes, tampoco Jesús fue al Cielo, porque Jesús resucitó al tercer día, el domingo de resurrección, y esa declaración la hizo el viernes, cuando murió, tres días antes, o dos, según cuentan los judíos (o sea bíblicamente) o contamos nosotros.
En cualquier caso, Cristo no subió al Cielo el mismo día, Viernes, en que murió.
¿Por qué afirmamos esto? Porque cuando Jesús, el domingo, acababa de resucitar, se le presentó a María, y le dijo:
“No me toques, porque aún no he subido a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” (Juan 20:17).
Luego es evidente que Jesús no se había presentado ante el Padre que está en el Cielo.

Parte de la confusión proviene de pasajes tales como el Salmo 16:10-11, “Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción. Me mostrarás la senda de la vida...”
La traducción correcta en este verso no es “Infierno” como está en algunas traducciones.
Lo correcto es “Seol” o “la tumba”.
Jesús le dijo años más tarde al ladrón que estaba junto a Él en la cruz:
“Hoy mismo estarás Conmigo en el Paraíso.”
Su cuerpo estaba en la tumba; Su alma / espíritu fue al “Paraíso”, lugar del Seol / Hades.
Entonces Él sacó del Paraíso a todos los muertos justos, y se los llevó con Él al Cielo. Desafortunadamente, en muchas traducciones de la Biblia, los traductores no son consistentes, o no traducen correctamente el significado de las palabras hebreas y griegas para “Seol”, “Hades”, e “Infierno.”

Algunos opinan que Jesús fue al “Infierno” o sea, al lugar de sufrimiento del Seol / Hades, para ser después castigado por nuestros pecados. ¡Esta idea es completamente antibíblica!
Fue suficiente la muerte de Jesús en la cruz y Su sufrimiento en nuestro lugar, lo que proveyó nuestra redención. Fue el derramamiento de Su sangre lo que justificó nuestra limpieza del pecado. (1 Juan 1:7-9).
Mientras Él colgaba de esa cruz, Él puso sobre Sí mismo la carga del pecado de toda la raza humana - “Por nosotros lo hizo pecado”.
Corintios 5:21 dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.” Esta imputación del pecado nos ayuda a comprender la lucha de Cristo en el huerto de Getsemaní con la copa del pecado que sería vertida sobre Él en la cruz."


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Mar 26, 2016 10:55 pm

Benedetto escribió:
Maximoo escribió:
Todo ha terminado.

Pero no: después de la muerte, la Resurrección.
Enséñame a ver lo transitorio y pasajero, a la luz de lo que perdura.
Y que esa luz ilumine todos mis actos.
Así sea.

Un abrazo hermano Maximoo ...

Un abrazo a ti, hermano Benedetto.

Sobre el enigmático significado por que preguntabas de la segunda palabra de Jesús en la Cruz, te traigo algo bastante filosófico, enrevesado y casi tesis teologica, mas aun puede servir:

EL CAMINO BIBLICO

La Hora Más Oscura


"Toda mi vida yo he escuchado que la muerte de Cristo fue el punto central en toda la historia. Las escrituras respaldan esto, ¿verdad? Pablo dice, "Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo." (Gálatas 6:14) y "La palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios." (1 Corintios 1:18)

Nosotros cantamos muchas canciones hermosas sobre la cruz.
Y yo amo esa cruz do murió mi Jesús
Por salvar al más vil pecador.
¡Oh! Yo siempre amaré a esa cruz,
En sus triunfos mi gloria será;
Y algún día en vez de una cruz,
Mi corona Jesús me dará.

Otra canción dice, "Nada en mis manos traigo, solo a tu cruz me aferro." Esa vieja y tosca cruz fue levantada en un cerro llamado "Calvario," un lugar tan bien conocido por su olor a muerte que le daba otro nombre. Lo llamaron Gólgota, el lugar de la calavera.

Al medio día, algo extraño empezó a suceder. Una oscuridad espeluznante rápidamente se volvió en una oscuridad extrema esparcida por todo el cielo. Es como si alguien hubiera cerrado la puerta y apagado la luz diciendo, "ustedes están perdiendo la luz del mundo." La oscuridad perduró por tres horas y un silencio aterrador dominó el cerro entero. "Cuando vino la hora sexta" (es decir medio día), "hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena."
Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: --¡Eloi, Eloi!, ¿lama sabactani? (que significa: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?")." (Marcos 15:33-34)

" Muchos de ellos no entendieron lo que él estaba diciendo. El siguiente verso dice que la gente pensaba que él llamaba a Elías. Pero el no dijo Eli, Eli. Él dijo, "Eloi, Eloi" (Dios mío, Dios mío), "¿lama sabactani? (¿Por qué me has desamparado?)."

De las siete declaraciones que Jesús hizo en la cruz, esta es la más crucial. El resto de las cosas que él dijo uno casi lo podría esperar, ¿verdad? Si uno conoce la vida de Jesús, uno puede esperar que el diga, "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen." No nos choca el que él diga a un malhechor crucificado, "hoy, por tu fe, estarás conmigo en el paraíso." Y tampoco nos sorprende que el mirara a su madre y que le dijera de Juan, "He aquí tu hijo, e hijo, he aquí tu madre." Todas esas cosas vendrían naturalmente de los labios de Jesús.

Pero esto fue diferente. Colgado ahí estaba, mirando hacia abajo a sus ejecutores. De seguro que era magnánimo, de seguro que era compasivo. Este fue un clamor, un clamor desesperado. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" A los pies de la cruz no lo entendieron, y mucha gente no lo entiende aún hoy en dia.
¿Qué es lo que él estaba diciendo?

1.Un clamor de tristeza.

¿Sabe usted lo que representaba la oscuridad que se expandió por tres horas? En las Escrituras, la oscuridad siempre ha sido símbolo de maldad. "La luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas." (Juan 3:19) El reino de Satanás es llamado el reino de las tinieblas. (Colosenses 1:13) En cambio, en docenas de versículos en las escrituras, la luz refleja la presencia y la gloria de Dios. La ausencia de luz en aquel día significaba la ausencia de Dios. Como el Dios Padre dio su espalda, fue como si Jesús llamara la atención del mundo a algo que él mismo no podía contemplar. Usted sabe que nosotros nos enfocamos al clamor de Jesús, pero me he preguntado frecuentemente qué es lo que estaba pasando por el corazón del Padre cuando la oscuridad se esparcía y el clamor ascendió, y él escuchó las palabras, "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Fue un terrible clamor de tristeza.

2. Un clamor de separación.

Vamos al corazón de esto. ¿Qué fue lo que Jesús quiso decir? "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Esto había sido grabado en Salmos 22:1. Muchos estudiosos han dicho, "Oh, Dios estaba ahí. Solo que Jesús estaba cumpliendo con una profecía al citar esta escritura." No, es mucho más que esto. Es interesante que el verbo usado aquí es exactamente el mismo verbo que Pablo usó en 2 Timoteo 4:10 cuando él estaba escribiendo acerca un antiguo amigo Demas. "Porque Demas me ha desamparado, amando este mundo." La palabra quiere decir "abandonar." Quiere decir irse, escapar. Entonces Jesús dijo, "Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has olvidado?" ¿Por qué has huido de mí? ¿Por qué me has dejado aquí? Por primera vez en toda la eternidad, lo más inimaginable que uno pueda posiblemente comprender ha ocurrido. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, el eternal Dios, fueron divididos. El Dios había sido separado en el hecho que Jesús fue separado del Padre. Nunca había sucedido y nunca volverá a suceder.

Uno de los grandes versos para explicar este clamor en la escritura "Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. ¡Por su herida habéis sido sanados!" (1 Pedro 2:24) Vea que la primera parte del verso dice, "Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero." Es como si todos los pecados de la humanidad hubieran sido juntados en un grande, mal oliente, y sucio desagüe echado sobre Jesucristo mientras él estaba colgado en la cruz. En cierta manera es algo que nosotros no podemos ni pretender entender. Todos los pecados del mundo fueron puestos sobre una cruz de Jesús. "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado." (2 Corintios 5:21)

"Porque la paga del pecado es muerte." (Romanos 6:23) La palabra "muerte" en el griego no significa terminación, significa separación. Es por eso que lo utilizamos en un número de diferentes contextos. Cuando uno muere físicamente uno no termina o deja de existir porque el espíritu es separado de su tienda terrenal. Eso quiere decir que todo lo que significa la muerte es solamente una separación. La muerte de la que se habla en Romanos 6:23 es compensación por nuestros pecados, no es una muerte física como la separación del alma con el cuerpo, sino es una separación de Dios. Eso es aterrador porque es eternal.
El Hijo de Dios que nosotros llamamos Jesús estaba separado de su Padre no por su propio pecado, porque no tenía alguno, pero porque él soportó nuestros pecados.

El mejor comentario y la mejor figura de la cruz, y particularmente este clamor: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" esta en Levítico 16. Como el Antiguo Testamento es como un tutor para ayudarnos a entender mejor el Nuevo Testamento, Levítico 16 debería ayudarnos a entender este clamor de la cruz. Había tres sacrificios que eran hechos por los israelitas que involucraban dos cabríos y un toro. Primero, el toro era ofrecido por los pecados de Aarón para que él pueda interceder por la gente. Luego, un cabrío era ofrecido en sacrificio por los pecados de la gente. El segundo cabrío, el tercer animal, era traído ante la gente. "Cuando haya acabado de expiar el santuario, el Tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo. Pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados. Así los pondrá sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por medio de un hombre destinado para esto. Aquel macho cabrío llevará sobre sí todas sus iniquidades a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto." (Levítico 16:20-22)

Un cabrío sería traído, y Aarón tomaría sus manos y las pondría sobre la cabeza del cabrío. Él diría, "Todos nuestros pecados ponemos sobre la cabeza de este cabrío." Toda la lujuria, todos los adulterios, todas las mentiras, todos los robos, todos los chismes, todos los odios, y todos los otros pecados fueron simbólicamente puestos en el cabrío. Ese cabrío seria guiado por un hombre hasta un lugar tan lejos en el desierto que el animal nunca podría encontrar el camino de regreso al campamento nuevamente. Ese hombre tomaría su zapato o sandalia y lo patearía al cabrío y le diría, "fuera de aquí, vete, desaparece." Por 1500 años los israelitas obedecieron este mandato. Ellos mandaban a este cabrío al desierto representando la desaparición del pecado.

Por seis largas horas estuvo Jesús clavado en la cruz, y debió haber parecido como seis milenios. Como el cabrío cuando era abandonado en el desierto él clamó, "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"

3. Un clamor de sustitución.

"Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. ¡Por su herida habéis sido sanados!" (1 Pedro 2:24). "Por sus heridas habéis sido sanados." "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él." (2 Corintios 5:21) ¿Ve la sustitución?

Es increíble. De alguna manera Dios tomó al que era sin pecado, santo, sin mancha y puro, y lo hizo tan sucio como un desaguadero; y de alguna manera cuando vengo humilde, obediente y en fe a Cristo, Dios transfiere a mí la belleza, la pureza, y la gracia de Jesucristo. Ese es el pensamiento más poderoso, más increíble, y más incomprensible que un humano pueda concebir, la rectitud de Jesús transferida al hombre pecador. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" podría ser considerado un clamor de sustitución.

Si Jesús no hubiera intercedido, si todo hubiera seguido en el curso natural de las cosas, ese es el clamor que usted y yo estaríamos ofreciendo en vísperas de nuestra muerte y los eventos del juicio. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Pero Jesús dijo esas palabras para que yo no lo tenga que hacer ni para que usted lo tenga que hacer.

La gente daba muchas burlas a Jesús. Hubo una de ellas que era cierta. Así es. Ellos decían, "Oh, el salvó a otros, pero no puede salvarse a sí mismo." Eso fue cierto. Oh, el se pudo haber salvado a sí mismo (Mateo 26:53). Muchas horas atrás le dijo a Pedro, "¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?" Él se pudo haber salvado a sí mismo, pero él no hubiera podido hacer toda esa burla realidad. El salvó a otros, pero no se pudo salvar a sí mismo. Si él iba a salvar a otros, él no se podía salvar. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" fue el clamor de sustitución."


Última edición por Maximoo el Dom Mar 27, 2016 1:42 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 12:04 am

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

Primera Lectura
Pedro tomó la palabra y dijo: <<Vosotros sabéis lo que sucedió en el país de los judíos cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en Judea y en Jerusalén. Lo mataron colgándolo de un madero, pero Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo, sino a los testigos que él había designado: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de la resurrección.

Hechos de los Apóstoles (La Iglesia que somos todos, sin dejar a nadie ¡Todos! se va consolidando, ya en aquella época, en Jerusalén y en todo su entorno se propagaba el Evangelio ... por Asía ... por Europa ... por Roma) 10, 34a. 37 – 43
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 12:14 am

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor
Segunda Lectura

Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, justamente con él, en gloria.

Colosenses (Cuando nuestro querido Hermano Pablo estaba prisionero, escribía a los cristianos de la Comunidad de Colosas, jurisdicción romana situada en Frigia, provincia de Asía Menor. Pablo nos habla de no ser ambiguos en nuestras vidas y centrarlas en Jesucristo, por encima de normas sociales, aun cuando, como debe ser, las cumplamos. Es una exhortación de moral cristiana, y nos dice además, que tengamos a nuestro Señor en nuestros corazones. Fue escrito aproximadamente a mediados del I en la era del Señor. Todo del Nuevo Testamento) 3, 1 – 4
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 12:23 am

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

Éste es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo
Santo Evangelio

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: <<Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos donde lo han puesto>>. Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura : que él había de resucitar de entre los muertos

Juan 20, 1 – 9
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 12:26 am

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, ¡enhorabuena, aleluya! Has resucitado, como habías dicho. Y, con tu Resurrección, abres ante mi la vida nueva de la Pascua. Yo quiero morir al pecado y vivir desde hoy esa vida nueva: que, libre de las ataduras de muerte, viva en la esperanza de mi resurrección futura. La aguardo con esperanza cierta, porque tu Misericordia me lleva a participar de tu vida nueva.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 4:56 pm

¡JESUCRISTO HA RESUCITADO HOY!

HA VENCIDO A LA MUERTE Y A LAS TINIEBLAS

HOSANNA EN EL CIELO


"NO BUSQUÉIS ENTRE LOS MUERTOS AL QUE VIVE...NO ESTÁ AQUÍ. HA RESUCITADO"


¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 7:46 pm


Estuvo muy valiente el Papa en sus palabras del Vía Crucis en el Coliseo del Viernes Santo:


"OH, CRUZ DE CRISTO, AÚN HOY TE SEGUIMOS VIENDO EN LOS FUNDAMENTALISMOS Y EN EL TERRORISMO DE LOS SEGUIDORES DE CIERTA RELIGIÓN QUE PROFANAN EL NOMBRE DE DIOS Y LO UTILIZAN PARA JUSTIFICAR SU INAUDITA VIOLENCIA"

“OH CRUZ DE CRISTO, AÚN HOY TE SEGUIMOS VIENDO ALZADA EN NUESTRAS HERMANAS Y HERMANOS ASESINADOS, QUEMADOS VIVOS, DEGOLLADOS Y DECAPITADOS POR LAS BÁRBARAS ESPADAS Y EL SILENCIO INFAME”


dijo el Sumo Pontífice al cierre de la ceremonia.

El papa también dirigió sus palabras contra quienes se lucran con las armas:

"Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los poderosos y en los vendedores de armas que alimentan los hornos de la guerra con la sangre inocente de los hermanos".

"Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los rostros de los niños, de las mujeres y de las personas extenuadas y amedrentadas que huyen de las guerras y de la violencia, y que con frecuencia sólo encuentran la muerte y a tantos Pilatos que se lavan las manos."



Se detuvo también en la situación que viven los inmigrantes en su intento para llegar a Europa y criticó la falta de sensibilidad de las sociedades que los reciben:

"Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en nuestro mediterráneo y en el Mar Egeo convertidos en un insaciable cementerio, imagen de nuestra conciencia insensible y anestesiada".


Y siguió:


"Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ladrones y en los corruptos que en vez de salvaguardar el bien común y la ética se venden en el miserable mercado de la inmoralidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ancianos abandonados por sus propios familiares, en los discapacitados, en los niños desnutridos y descartados por nuestra sociedad egoísta e hipócrita.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros infieles que, en vez de despojarse de sus propias ambiciones, despojan incluso a los inocentes de su propia dignidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los traidores que por treinta denarios entregan a la muerte a cualquier persona.
Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los doctores de la letra y no del espíritu, de la muerte y no de la vida, que en vez de enseñar la misericordia y la vida, amenazan con el castigo y la muerte y condenan al justo.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los corazones endurecidos de los que juzgan cómodamente a los demás, corazones dispuestos a condenarlos incluso a la lapidación, sin fijarse nunca en sus propios pecados y culpas.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los que quieren quitarte de los lugares públicos y excluirte de la vida pública, en el nombre de un cierto paganismo laicista o incluso en el nombre de la igualdad que tú mismo nos has enseñado.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los necios que construyen depósitos para conservar tesoros que perecen, dejando que Lázaro muera de hambre a sus puertas.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los destructores de nuestra «casa común» que con egoísmo arruinan el futuro de las generaciones futuras.

Oh Cruz de Cristo, imagen del amor sin límite y vía de la Resurrección, aún hoy te seguimos viendo en las personas buenas y justas que hacen el bien sin buscar el aplauso o la admiración de los demás.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros fieles y humildes que alumbran la oscuridad de nuestra vida, como candelas que se consumen gratuitamente para iluminar la vida de los últimos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en el rostro de las religiosas y consagrados –los buenos samaritanos– que lo dejan todo para vendar, en el silencio evangélico, las llagas de la pobreza y de la injusticia.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los misericordiosos que encuentran en la misericordia la expresión más alta de la justicia y de la fe.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en las personas sencillas que viven con gozo su fe en las cosas ordinarias y en el fiel cumplimiento de los mandamientos.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los arrepentidos que, desde la profundidad de la miseria de sus pecados, saben gritar:
Señor acuérdate de mí cuando estés en tu reino.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los beatos y en los santos que saben atravesar la oscuridad de la noche de la fe sin perder la confianza en ti y sin pretender entender tu silencio misterioso.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en las familias que viven con fidelidad y fecundidad su vocación matrimonial.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los voluntarios que socorren generosamente a los necesitados y maltratados.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los perseguidos por su fe que con su sufrimiento siguen dando testimonio auténtico de Jesús y del Evangelio.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los soñadores que viven con un corazón de niños y trabajan cada día para hacer que el mundo sea un lugar mejor, más humano y más justo.

Oh Cruz de Cristo, símbolo del amor divino y de la injusticia humana, icono del supremo sacrificio por amor y del extremo egoísmo por necedad, instrumento de muerte y vía de resurrección, signo de la obediencia y emblema de la traición, patíbulo de la persecución y estandarte de la victoria.

En ti, Cruz Santa, vemos a Dios que ama hasta el extremo, y vemos el odio que domina y ciega el corazón y la mente de los que prefieren las tinieblas a la luz.

Oh Cruz de Cristo, Arca de Noé que salvó a la humanidad del diluvio del pecado, líbranos del mal y del maligno.

Oh Trono de David y sello de la Alianza divina y eterna, despiértanos de las seducciones de la vanidad.

Oh grito de amor, suscita en nosotros el deseo de Dios, del bien y de la luz.

Oh Cruz de Cristo, enséñanos que el alba del sol es más fuerte que la oscuridad de la noche.

Oh Cruz de Cristo, enséñanos que la aparente victoria del mal se desvanece ante la tumba vacía y frente a la certeza de la Resurrección y del amor de Dios, que nada lo podrá derrotar u oscurecer o debilitar.

Amén."


Última edición por Maximoo el Dom Mar 27, 2016 8:36 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maximoo

avatar

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 27/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Mar 27, 2016 8:17 pm

Y en las meditaciones del Via Crucis, las partes que he visto mas interesantes:

"Esta es la condición de todo el que se pone a seguir a Cristo. El cristiano no busca el aplauso del mundo o la aprobación de la calle. El cristiano no adula y no dice mentiras para conquistar el poder. El cristiano acepta el escarnio y la humillación a causa del amor y de la verdad.

En cambio, demasiado a menudo, buscamos la verdad a bajo precio, que se acomode a nuestra vida, que responda a nuestras inseguridades o incluso que satisfaga nuestros intereses más bajos. De este modo, terminamos conformándonos con verdades parciales o aparentes, dejándonos engañar por «profetas de desventura que anuncian siempre lo peor» (san Juan XXIII) o por hábiles flautistas que anestesian nuestro corazón con músicas sugerentes que nos alejan del amor de Cristo.

Cuando el sufrimiento toca a la puerta nunca es bien recibido. Se presenta siempre como una imposición, a veces incluso como una injusticia. Y nos puede encontrar dramáticamente desprevenidos. Una enfermedad puede acabar con nuestros proyectos de vida. Un niño discapacitado puede perturbar el sueño de una maternidad anhelada. Esa tribulación no buscada llama sin embargo con prepotencia al corazón del hombre. ¿Cómo reaccionamos frente al sufrimiento de una persona amada? ¿Cuánto nos preocupa el grito de quien sufre pero vive lejos de nosotros?

El Cireneo nos ayuda a entrar en la fragilidad del alma humana y nos descubre otro aspecto de la humanidad de Jesús. Hasta el Hijo de Dios tuvo necesidad de alguien que lo ayudara a llevar la cruz. ¿Quién es el Cireneo? Es la misericordia de Dios presente en la historia de los seres humanos. Dios se ensucia las manos con nosotros, con nuestros pecados y fragilidades. No se avergüenza. Y no nos abandona.

Entre la agitada multitud que contempla la subida de Jesús al Calvario, aparece Verónica, una mujer sin rostro, sin historia. Y, sin embargo, una mujer valiente, dispuesta a escuchar al Espíritu y seguir sus inspiraciones, capaz de reconocer la gloria del Hijo de Dios en el rostro desfigurado de Jesús, y percibir su invitación.

El amor que encarna esta mujer nos deja sin palabras. El amor le da fuerzas para desafiar a los guardias, para atravesar la multitud, para acercarse al Señor y realizar un gesto de compasión y de fe: detener el flujo de sangre de las heridas, enjugar las lágrimas del dolor, contemplar aquel rostro desfigurado, detrás del cual se esconde el rostro de Dios.

Instintivamente huimos del sufrimiento, porque el sufrimiento nos repugna. Cuántas veces, cuando nos encontramos con tantos rostros desfigurados por las aflicciones de la vida miramos a otro lado. ¿Cómo no ver el rostro del Señor en los millones de prófugos, refugiados y desplazados que huyen desesperados del horror de la guerra, de las persecuciones y de las dictaduras? Para cada uno de ellos, con su rostro irrepetible, Dios se manifiesta siempre como un valiente rescatador. Como Verónica, la mujer sin rostro, que enjugó amorosamente el rostro de Jesús.

«Tu rostro buscaré, Señor» (Sal 27,8 ).

Ayúdame a encontrarlo en los hermanos que recorren la vía del dolor y de la humillación.

Haz que sepa enjugar las lágrimas y la sangre de los vencidos de toda época,

de los que la sociedad rica y despreocupada descarta sin escrúpulo.

Haz que detrás de cada rostro, también el del hombre más abandonado, sepa descubrir tu rostro de belleza infinita.

Jesús cae de nuevo. Es una experiencia al límite de la impotencia, de vergüenza ante quienes lo afrentan, de humillación ante quienes habían esperado en él. Nadie quisiera nunca caer por tierra y experimentar el fracaso. Especialmente delante de otras personas.

Con frecuencia los hombres se rebelan contra la idea de no tener poder, de no ser capaces de llevar adelante la propia vida. Jesús, en cambio, encarna el «poder de los sin poder». Experimenta el tormento de la cruz y la fuerza salvadora de la fe. Sólo Dios puede salvarnos. Sólo él puede transformar un signo de muerte en una cruz gloriosa.

Si Jesús ha caído en tierra por segunda vez por el peso de nuestros pecados, aceptemos entonces que también nosotros caemos, que hemos caído, que aún podemos caer por nuestros pecados. Reconozcamos que no podemos salvarnos por nosotros mismos, con nuestras propias fuerzas.

Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por él. Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos».
«No lloréis por mí», dice el Nazareno, porque yo estoy haciendo la voluntad del Padre, sino llorad por vosotras por todas las veces que no hacéis la voluntad de Dios».

¿Qué tenemos que hacer?», parece gritar el llanto de estas mujeres delante del Inocente. hacer?»(Hch 2,37).
La respuesta es simple y precisa: «Convertíos». Una conversión personal y comunitaria: «Rezad unos por otros para que os curéis» (St 5,16). No hay conversión sin caridad. Y la caridad es el modo de ser Iglesia.

Qué tenemos que hacer?», parece gritar el llanto de estas mujeres delante del Inocente. Es la misma pregunta que la multitud le hizo al Bautista (cf. Lc 3,10) y que repiten luego quienes escuchan a Pedro después de Pentecostés, sintiéndose traspasado el corazón: «¿Qué tenemos que hacer?» (Hch 2,37).

La respuesta es simple y precisa: «Convertíos». Una conversión personal y comunitaria: «Rezad unos por otros para que os curéis» (St 5,16). No hay conversión sin caridad. Y la caridad es el modo de ser Iglesia.

Después lo crucificaron. Los soldados se repartieron sus vestiduras, sorteándolas para ver qué le tocaba a cada uno.

A los pies de la cruz, bajo el crucificado y los ladrones que sufren, están los soldados que se disputan las vestiduras de Jesús. Es la banalidad del mal.

La mirada de los soldados es ajena a este sufrimiento y distante de la historia que los rodea. Parece que lo que está sucediendo no les afecta. Mientras el Hijo de Dios padece los suplicios de la cruz, ellos, sin inmutarse, siguen llevando una vida dominada por las pasiones. Esta es la gran paradoja de la libertad que Dios ha concedido a sus hijos. Ante la muerte de Jesús, cada hombre puede elegir: o contemplar a Cristo o «echar a suertes».

Es enorme la distancia que separa al Crucificado de sus verdugos. El interés mezquino por las vestiduras no les permite percibir el sentido de aquel cuerpo inerme y despreciado, escarnecido y maltratado, en el que se cumple la divina voluntad de salvación de la humanidad entera.

Aquel cuerpo despojado de todo, menos del amor, encierra en sí el inmenso dolor de la humanidad y habla de todas sus heridas. Sobre todo de las más dolorosas: las llagas de los niños profanados en su intimidad.

Los cuerpos de hombres y mujeres, de niños y ancianos, de enfermos y discapacitados oprimidos en su dignidad. Cuántas violencias a lo largo de la historia de esta humanidad han golpeado lo que el hombre tiene como más suyo, algo sagrado y bendito porque procede de Dios.

Te pedimos, Señor, por quien ha sido violado en su intimidad.

Por quien no comprende el misterio de su propio cuerpo, por quien no lo acepta o desfigura su belleza,

por quien no respeta la debilidad y la sacralidad del cuerpo que envejece y muere.

A la derecha y a la izquierda de Jesús están los dos malhechores. El primer malhechor propone la solución más cómoda para todos. Propone una salvación humana y su mirada está dirigida hacia abajo. La salvación para él significa escapar de la cruz y acabar con el sufrimiento. Es la lógica de la cultura del descarte. Pide a Dios eliminar todo lo que no es útil ni digno de ser vivido.

Está ocurriendo algo totalmente inaudito e imprevisto sobre la tierra, pero que no pertenece sólo a la tierra. El hombre mata a Dios. El Hijo de Dios ha sido crucificado como un malhechor.
El grito de Jesús es el grito de todo crucificado en la historia, del abandonado y del humillado, del mártir y del profeta, del calumniado y del condenado injustamente, de quien sufre el exilio o la cárcel. Es el grito de la desesperación humana que desemboca, sin embargo, en la victoria de la fe que transforma la muerte en vida eterna."

El texto completo:

https://www.aciprensa.com/noticias/texto-meditaciones-del-via-crucis-2016-presidido-por-el-papa-francisco-en-semana-santa-50692/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Lun Mar 28, 2016 8:35 am

Lunes I en Tiempo Pascual
Santo Evangelio

Las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas y llenas de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: <<Alegraos>>. Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies. Jesús les dijo: <<No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán>>. Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles: <<Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros>>. Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

Hechos de los Apóstoles  2,  14.  22 – 32
Salmo  15,  1 – 2.  5 – 11
Mateo  28,  815
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Lun Mar 28, 2016 8:38 am

Lunes I en Tiempo de Pascua
Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, tu Resurrección es la fuente de alegría y de esperanza para quienes, por el bautismo, participamos de tu muerte y de tu triunfo. ¡Que, por tu Misericordia, mi vida sea limpia, como el día de mi bautismo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Mar Mar 29, 2016 7:52 am

Martes II en Tiempo de Pascua
Santo Evangelio

Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntaban: <<Mujer, ¿por qué lloras?>>. Ella les contesta: <<Porque se han llevado a mi Señor y no sé donde lo han puesto>>. Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: <<Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quien buscas?>>. Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: <<Señor, si tú te lo has llevado, dime donde lo has puesto y yo lo recogeré>>. Jesús le dice: <<¡María!>>. Ella se vuelve y le dice: <<¡Maestro! (Rabboni)>>. Jesús le dice: <<Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro”>>. María Magdalena fue y anunció a los discípulos: <<He visto al Señor y ha dicho esto>>.

Hechos de los Apóstoles 2, 36 – 41
Salmo 32, 4 – 5. 18 – 22
Juan 20, 1118
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Mar Mar 29, 2016 7:58 am

Martes II en Tiempo de Pascua
Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, tu ausencia es causa de tristeza para quienes te queremos, como María Magdalena. Pero ya lo dijiste: La tristeza se convertirá en gozo. Tú estás vivo, estás a mi lado y me llamas por mi nombre. ¡Gracias, Señor, tu Misericordia infinita y tu voz alientan mi fe y mi gozo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Miér Mar 30, 2016 8:39 am

Miércoles III en Tiempo de Pascua
Santo Evangelio

Los discípulos de Jesús iban a una aldea llamada Emaús (es una localidad Palestina situada cerca de Jerusalén). Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: <<¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?>>. Ellos le contestaron: <<Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaran. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace ya dos días que sucedió esto. Algunas mujeres fueron muy de mañana al sepulcro y no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron>>. Entonces Jesús les dijo: <<¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?>>. Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura. Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo: <<Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caídas>>. Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció. Ellos comentaron: <<¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?>>.

Hechos de los Apóstoles 3, 1 – 10
Salmo 104, 1 – 9
Lucas 24, 13a. 1517a. 19b32
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Miér Mar 30, 2016 8:42 am

Miércoles III en Tiempo de Pascua
Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, tu que todo lo puedes y tanto me quieres, me sales al paso para que te reconozca resucitado: con tu Palabra, tu Misericordia y tu gesto de partir el pan me alientas a creer y ser misericordioso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Miér Mar 30, 2016 11:22 pm

Jueves V en Tiempo de Pascua
Santo Evangelio

Contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presentó Jesús en medio de ellos y les dice: <<Paz a vosotros>>. Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: <<¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daros cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo>>. Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no se acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: <<¿Tenéis ahí algo de comer?>>. Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: <<Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse>>. Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: <<Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto>>.

Hechos de los Apóstoles 3, 11 – 26
Salmo 8, 2 – 9
Lucas 24, 3548
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Miér Mar 30, 2016 11:26 pm

Jueves V en Tiempo de Pascua
Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, me haces testigo de los grandes misterios de tu Muerte y de tu Resurrección, testigo de tu inmensa Misericordia, porque todo lo haces por mí. Por eso, acojo tu invitación: Paz contigo, ¿por qué te alarmas? Soy yo en persona: me traes la paz, me demuestras el amor que me tienes, sigues conmigo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Abr 01, 2016 8:30 am

Viernes VI en Tiempo de Pascua
Santo Evangelio

Simón Pedro dice [a Tomás, Natanael, los Zebedeos y otros dos]: <<Me voy a pescar>>. Ellos contestan: <<Vamos tambien nosotros contigo>>. Salieron y se embarcaron; y aquella noche no pescaron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: <<Muchachos, ¿tenéis pescados?>>. Ellos contestaron: <<No>>. Él les dice: <<Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis>>. La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: <<Es el Señor>>. Al oir que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: <<Traed de los peces que acabáis de pescar>>. Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: <<Vamos, almorzad>>. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quien era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

Hechos de los Apóstoles 4, 1 – 12
Salmo 117, 1 – 4. 22 – 27
Juan 21, 314

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Vie Abr 01, 2016 8:35 am

Viernes VI en Tiempo de Pascua
Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, vas y vienes, subes al Padre y bajas al lado de los discípulos cuando menos lo esperan y más te necesitan. Les llevas y me traes tu  Misericordia: sin ti, nada podían y nada puedo. Con Juan, grito de gozo: ¡Es el Señor! Tu eres mi Señor  -yo quiero que domines mi vida-  y mi Dios. Lo proclamo exultante, lleno de fe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Abr 02, 2016 12:10 am

Sábado VII en Tiempo de Pascua
Santo Evangelio

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando a una finca. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: <<Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación>>.

Hechos Apóstoles 4, 13 – 21
Salmo 117, 1. 14 – 21
Marcos 16, 915

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Sáb Abr 02, 2016 12:15 am

Sábado VII en Tiempo de Pascua
Reflexión del Evangelio
JESUCRISTO RESUCITADO, a pesar de la incredulidad y dureza de corazón de tus discípulos y mía, te fias de ellos y sigues fiándote de mí, y quieres que proclame en esta generación el Evangelio de la Misericordia y de la salvación. Ayúdame a ser testigo, con mi palabra y mi vida: mi fe y mis obras de misericordia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Abr 03, 2016 12:02 am

Domingo VIII de la Primera Semana de Pascua
Primera Lectura

Los apóstoles hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo. Los fieles se reunían de común acuerdo en el pórtico de Salomón; los demás no se atrevían a juntárseles, aunque la gente se hacía lenguas de ellos; más aún, crecía el número de creyentes, hombres y mujeres, que se adherían al Señor. La gente sacaba los enfermos a la calle, y los ponían en catres y camillas para que al pasar Pedro, su sombra por lo menos cayera sobre alguno. Mucha gente de los alrededores acudía a Jerusalén llevando enfermos y poseídos de espíritu inmundo, y todos se curaban.

Hechos de los Apóstoles (Los Hechos de los Apóstoles descubrimos que el verdadero protagonista es el Espíritu de Dios enviado a toda su Iglesia que la formamos cada uno de todos nosotros. Fue escrito en los años sesenta del I en el año del Señor. Todo del Nuevo Testamento) 5, 12 – 16
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Abr 03, 2016 12:14 am

Domingo VIII de la Primera Semana de Pascua
Segunda Lectura

Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la constancia en Jesús, estaba desterrado en la isla de Patmos, por haber predicado la palabra de Dios y haber dado testimonio de Jesús. Un domingo caí en éxtasis y oí a mis espaldas una voz potente, como una trompeta, que decía: Me volvi a ver quien me hablaba, y al volverme, vi siete lámparas de oro y en medio de ellas una figura humana, vestida de larga túnica, con un cinturón de oro a la altura del pecho. Al verla, caí a sus pies como muerto. El puso la mano derecha sobre mi y dijo: <<No temas: Yo soy el primero y el último, yo soy el que vive. Estaba muerto, y ya ves, vivo por los siglos de los siglos; y tengo las llaves de la Muerte y del Infierno. Escribe, pues, lo que veas: lo que está sucediendo y lo que ha de suceder más tarde>>.

Apocalipsis (Hablar de La Apocalipsis es hablar del bien y del mal, de Dios y de Satán. El escrito pretende confortar a los cristianos en las pruebas que se avecinan o ya suceden y consolarnos con la esperanza del futuro cierto y cercano. Todo del Nuevo Testamento) 1, 9 – 11a. 12 – 13. 17 – 19
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Abr 03, 2016 12:24 am

Domingo VIII de la Primera Semana de Pascua
Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia

Santo Evangelio

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: <<Paz a vosotros>>. Y, diciendo esto les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús, repitió: <<Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo>>. Y, dicho esto exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: <<Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos>>. Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: <<Hemos visto al Señor>>. Pero él les contestó: <<Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo>>. A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: <<Paz a vosotros>>. Luego dijo a Tomás: <<Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo sino creyente>>. Contestó Tomás: <<¡Señor mío y Dios mío!>>. Jesús le dijo: <<¿Por qué me has visto has creido? Dichosos los que crean sin haber visto>>.

Juan 20, 1931
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Abr 03, 2016 12:27 am

Domingo VIII de la Primera Semana de Pascua
Reflexión del Evangelio

JESUCRISTO RESUCITADO, para hallarte hay un lugar privilegiado, tu Iglesia. Fuera de ella no te encontró Tomás. Con él te digo, sin haberte visto, pero si te siento vivo, vivificante y amigo cercano: ¡Señor mío, Dios mío! En este Domingo de la Divina Misericordia, doy testimonio de ella en mi vida. En este domingo de 2015, el Papa Francisco anunció oficialmente el JUBILEO EXTRAORDINARIO DE LA MISERICORDIA
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Abr 03, 2016 11:14 pm

Lunes I de la Segunda Semana de Pascua
Santo Evangelio

A los seis meses el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David: la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: <<Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo>>. Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba que saludo era aquel. El ángel le dijo: <<No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin>>. Y María dijo al ángel: <<¿Cómo será eso, pues no conozco varón?>>. El ángel le contestó: <<El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra, por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible>>. María contestó: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra>>. Y la dejó el ángel.

Isaías 7, 10 – 14. 8, 10
Salmo 39, 7 – 11
Hebreos 10, 4 – 10
Lucas 1, 2638

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Dom Abr 03, 2016 11:18 pm

Lunes I de la Segunda semana de Pascua
Reflexión del Evangelio

VERBO ENCARNADO HIJO DEL PADRE ETERNO, doblo mi rodilla ante la grandeza de tu Misericordia, que te ha llevado a pedir a María un lugar en su seno para asumir nuestra naturaleza. Y María aceptó plenamente ¡Aquí está la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra! Yo te digo en este día y quisiera decirlo todos los días: Aquí está tu esclavo, tu esclava, que mi vida sea la práctica de tu palabra. Tu encarnación fue el principio de la redención universal. Que mi rendimiento a tu voluntad sea el clima de mi santificación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Benedetto

avatar

Mensajes : 2382
Fecha de inscripción : 26/02/2015

MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   Mar Abr 05, 2016 8:26 am

Martes Segunda Semana de Pascua
Santo Evangelio

Dijo Jesús a Nicodemo: <<Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de donde viene ni a donde va. Asi es todo el que ha nacido del Espíritu>>. Nicodemo le preguntó: <<¿Cómo puede suceder eso?>>. Le contestó Jesús: <<Y tú, el maestro de Israel, ¿no lo entiendes? Te lo aseguro, de lo que sabemos hablamos; de lo que hemos visto damos testimonio, y no aceptáis nuestro testimonio. Si no creéis cuando os hablo de la tierra, ¿cómo creeréis cuando os hable del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna>>.

Hechos de los Apóstoles 4, 32 – 37
Salmo 92, 1 – 2. 5
Juan 3, 5a. 7b15
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua   

Volver arriba Ir abajo
 
Lo que nos dice el Señor hoy (II): tiempo de Pascua
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 9 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» ¿Qué dice sobre España Benjamín Solari?
» Que dice dios acerca de los ataques de panico??
» Exorcista del Vaticano dice que el Yoga es del diablo
» Que dice la Biblia de la Salvacion??
» En que parte de La Biblia dice que es pecado celebrar la Navidad????

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FORO COFRADÍAS :: ARCHIVO HISTÓRICO-
Cambiar a: